Delta quiere recuperar la capacidad que retiró y firma compra de aviones

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con la llegada de la pandemia y la suspensión de casi todo tipo de viajes, las aerolíneas tuvieron que tomar decisiones drásticas sobre qué hacer, la mayoría buscó reducir su flota aunque United la mantuvo completa ante la mirada atónita de muchos otros, argumentando que cuando regresara la demanda estaría lista. Y parece que tenía razón. Delta, en cambio, retiró más de 200 aviones en 2020 y ahora, con la recuperación del tráfico, está considerando rentar o comprar aviones de segunda mano para poder ofrecer suficientes vuelos a los pasajeros.

AERONAUTICA VITAR

Esto no significa que necesariamente regrese a operación aviones viejos que fueron de su flota, con la gran cantidad de aviones retirados de las aerolíneas alrededor del mundo, podría conseguir muy buenos acuerdos con arrendadores para crecer su flota a corto plazo y mientras recibe sus aviones nuevos de los fabricantes.

Durante 2020, Delta retiró los siguientes aviones de su flota: 41 Boeing 717, 10 Boeing 737-700, 22 Boeing 767-300ER, 18 Boeing 777-200ER y LR, 10 Airbus A320, 47 McDonnell Douglas MD-88 y 30 McDonnell Douglas MD-90.

En el caso de los aviones de la familia MD, Delta ya había decidido que se retirarían en los siguientes años, por lo que solo aceleró su retiro. De los Boeing 777 y 737-700 la razón fue porque eran muy pocos en la flota y con eso se buscaba reducir ineficiencias. De hecho, la recién tomados A350 que fueron de LATAM Brasil sustituirán a los Boeing 777 con mejor economía de operación.

En el caso de los 717 y 767-300ER, ya eran aviones viejos y estaban a punto de requerir mantenimiento caro para seguir en servicio, por lo que Delta decidió que no sería costeable, sobre todo porque había ya reemplazos en puerta, con los A220 y A330 que están pedidos. El resto de los aviones retirados eran de sus filiales regionales, principalmente aviones de 50 asientos como los Bombardier CRJ200 y algunos Embraer 145.

Pero ahora necesitan capacidad

Al haber dejado su flota más pequeña y eficiente, Delta no tiene ahora la manera de satisfacer completamente la demanda ante la rápida recuperación del mercado, por lo que su área de planeación de flota está evaluando conseguir aviones de corto plazo para poder ofrecer capacidad adecuada mientras se tiene el crecimiento de flota a largo plazo.

Parte de esta estrategia ha sido la negociación con LATAM y sus arrendadores para quedarse con los otros 7 aviones A350-900 que dejó la aerolínea, son muy jóvenes y puede operarlos bastantes años. Es irónico que el año pasado pagó $60 millones de dólares de penalización por no quedarse con ellos y ahora buscó un acuerdo con el arrendador para tomarlos. También está la negociación con Airbus por 25 aviones A321neo adicionales a su pedido y la entrega anticipada de dos A350 y un A330-900 para el siguiente año.

RELACIONADO
American y Delta reinician más operaciones hacia Europa

Por otra parte, acaba de firmar con Lion Air la compra de 29 aviones Boeing 737-900ER de la aerolínea de bajo costo que no está utilizando ante las fuertes restricciones en los países asiáticos. Por lo que pronto se podrán incorporar a la flota de Delta.

Históricamente Delta siempre ha recurrido a aviones usados para agregar capacidad rápidamente, como fue el caso de los Boeing 717 y los MDs, que fueron adiciones a la flota rápidas y con bajos costos. En el caso de los 717 ayudaron a reemplazar en parte a los viejos DC-9 que heredó de Northwest.

Integración fácil y rápida

Así que el acuerdo con Lion Air servirá ahora para operar rutas domésticas, Delta ya opera el avión así que se integrará sin problemas. En su configuración da cabida a 180 pasajeros, por lo que son ideales para rutas saliendo de sus hubs principales hacia ciudades grandes. Además tienen menor consumo, menores emisiones y mayor comodidad que la antigua flota de MDs.

Estos aviones no podrán cubrir completa la capacidad perdida de todos los MDs y A320 que salieron de la flota, pero con la llegada de los A321 que faltan; más los A321neos que comienzan a entregarse el próximo año, podrá cubrir esa capacidad con relativa rapidez. Y además, mantiene la simplicidad de la flota, ya que Delta opera una buena cantidad de 737-900ER y de A350.

Y aunque al final del día Delta siga teniendo una flota menor a la que tenía antes de la crisis, seguirá habiendo oportunidades para expandir su flota a futuro si es necesario, con más aviones de segunda mano. En todo caso la pregunta es qué tan rápido Delta podrá tener los aviones en servicio, pues aunque no hay que esperar a que sean fabricados, necesitan reconfigurar los interiores para que queden estandarizados con su flota, así como repintarlos. Y eso toma tiempo, aunque puede ser también relativamente rápido.

Fotos: Wikimedia Commons

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...