“Hasta momento no existe evidencia de mala calidad del combustible suministrado a los aviones”: VivaAerobus

Como publicamos en exclusiva, desde la mañana de el pasado sábado 26 de enero, la aerolínea de bajo costo mexicana VivaAerobus enfrenta problemas operativos por la puesta en tierra de ocho aeronaves para una revisión no programada después de mensajes de indicación de fallos en los motores. A pesar de la especulación de una posible contaminación del combustible, según las partes implicadas, en este momento no existen evidencias que sustenten la hipótesis.

La decisión por la puesta en tierra de las ocho aeronaves fue tomada en conjunto con el fabricante aeronáutico europeo Airbus y con el fabricante de motores estadounidense Pratt & Whitney después que, durante la noche del pasado viernes 25 de enero, los modelos afectados han presentado a través del sistema electrónico de monitoreo centralizado (ECAM) mensajes de fallo en el compresor de los motores.

La sospecha de contaminación del combustible suministrado a VivaAerobus fue levantada ya que en este evento atípico, involucrando aeronaves con diferentes tipos de motor, el factor en común entre todas ellas fue el abastecimiento en el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo en Monterrey; hipótesis que luego fue difundida a través de redes sociales, pero según la aerolínea y las partes implicadas en la investigación, hasta el momento, no existen evidencias que sustenten dicha sospecha.

En una entrevista exclusiva a nuestra sala de redacción, el Director de Comunicación Corporativa de VivaAerobus, Walfred Castro, comentó que, la aerolínea, preocupada con la seguridad operacional y de sus pasajeros, decidió poner en tierra las ocho aeronaves, pero hasta el momento no existe evidencia alguna que el combustible (JET A-1) haya sido la causa principal de los mensajes de fallos en los motores.

Además del fabricante aeronáutico europeo y del fabricante de los motores, la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC) y Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), responsable de la gestión de la terminal de Monterrey, participan en la investigación. El resultado preliminar de la investigación deberá salir en los próximos días.

Según Castro, esta es la primera vez que el evento atípico afecta a su flota, compuesta actualmente por treinta unidades del Airbus A320; diez A320neo y veinte A320ceo. Aunque no ha señalado los modelos afectados, a través de FlightRadar24, es posible identificar que desde el pasado miércoles 23 de enero, exactas ocho aeronaves salieron de su operación comercial de forma repentina, a excepción de una, todas ellas durante la noche del pasado viernes. De éstos, cinco de la generación actual (ceo), específicamente, las matrículas EI-ERH, XA-VAA, -VAE, -VAO e -VAU; todos retirados de la operación comercial la noche del viernes.

Los demás tres son de la nueva generación (neo), equipados con motores Pratt & Whitney PW1000G; éstos, los matrículas XA-VIB, -VIE y -VIM; a excepción del primer citado, que está fuera de operación comercial desde el miércoles, los dos últimos, así como los cinco A320ceo, dejaron la operación comercial también en la noche del viernes.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com