La tecnología detrás de la pintura del XB-1 de Boom Supersonic

Pintar un avión puede ser una tarea poco sencilla, hay varios aspectos que se tienen que considerar. En los aviones comerciales los operadores optan por pintarlos de blanco para optimizar el consumo de combustible, ya que el polímero blanco es más ligero y es mucho más fácil conservar la temperatura interior de las aeronaves.

A velocidad supersónica, el exterior de un avión puede alcanzar temperaturas superiores a los 90 grados celsius; Si se agrega una capa negra de pintura, el calor puede subir hasta 40 grados más en la superficie de la aeronave.

Boom Supersonic, empresa que tiene como objetivo volver a tener vuelos supersónicos para pasajeros, se encontró con algunas dificultades al momento de elegir los colores para su modelo de pruebas el XB-1. A pesar de que en las presentaciones oficiales de la marca, podemos ver el prototipo con colores negros en el último tercio de la aeronave, los diseñadores pintarán completamente de blanco el avión, para las pruebas de vuelo. ya que así es más fácil identificar fugas o daños producidos en el fuselaje del avión.

RELACIONADO
¿Cuántos Boeing 717 operan actualmente?

BOOM SUPERSONIC XB-1

La superficie exterior de XB-1 abarca casi 1,500 pies cuadrados en total. Mucho antes de que comenzaran a pintar, los ingenieros de Boom incorporaron una estimación del peso de la pintura, en el diseño de la aeronave mediante un modelo de proyección.

BOOM SUPERSONIC XB-1

El equipo supervisó y optimizó el modelo de proyección a medida que se pintaron las primeras piezas antes de la instalación. Simplemente pesando las piezas antes y después de la pintura, mantuvieron un pulso constante en la precisión del modelo de peso completo del avión y se aseguraron de que el centro de gravedad del avión permaneciera dentro de los límites necesarios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se utilizaron aproximadamente de 20 a 25 galones de PPG Aerospace CA9800 de color blanco trueno de alto brillo para completar la pintura, cumpliendo con los requisitos de peso y la predicción del modelo de aproximadamente 56 kilos (125 libras).

RELACIONADO
El poder de la sonrisa se ha desvanecido durante esta nueva realidad

Al igual que todos los aviones supersónicos anteriores, el trabajo de pintura del XB-1 cumple una variedad de funciones más allá de la estética, incluida la seguridad y la comodidad del piloto, la protección de la estructura del avión y la durabilidad del material exterior a una velocidad supersónica.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...