«Loki» y la historia del secuestrador que saltó de un Boeing 727

Tiempo de lectura: 2 minutos

Recientemente llegó a la pantalla la serie de “Loki” de Marvel Studios a través de Disney+. Este personaje es conocido como “el Dios del engaño” y como parte de sus historias cuentan una supuesta historia de su pasado. El recuerdo es sobre un secuestro aéreo y aquí es donde se pone interesante… ¡La historia es real! Una vez más, la realidad supera la ficción.

FRACTIONAL

En el primer capítulo de la serie de Marvel, recrean el famoso caso de D.B Cooper donde simulan que el secuestrador del vuelo fue en realidad Loki. Durante las escenas vemos el interior del Boeing 727 de Northwesth Airlines. En él se encuentra un hombre con traje y gafas que responde al apellido de Cooper, pero en realidad es el Dios del engaño.

Con la gracia que caracteriza al personaje del Universo de Marvel, le entrega una nota a la Sobrecargo del avión. Una vez que la lee, muestra el maletín a su lado. La siguiente escena es el avión con destino a Seattle parada en una pista de aterrizaje y Loki feliz de cumplir su plan. Más tarde vemos cómo el 727 se encuentra de nuevo en vuelo al tiempo que le es entregado un maletín con dinero al villano. Cuando ya cuenta con el dinero, se prepara para saltar con un paracaídas por la parte trasera del avión.

Si esto parece impresionante, debes saber que la historia está basada en el histórico caso del secuestro del vuelo 305 de Northwest. El 24 de noviembre de 1971 en el Aeropuerto de Portland, un hombre compró un boleto para el vuelo hacia Seattle con la aerolínea Northwest. Al poco tiempo del despegue, D.B. Cooper se acercó a la Sobrecargo y le pasó una nota donde le advertía que tenía una bomba en su portafolio.

Lo siguiente fue un escrito al Capitán del 727 donde solicitaba cuatro paracaídas y 200,000 dólares en billetes de 20 para liberar a los pasajeros. Una vez realizado el intercambio el delincuente regresó al avión y ordenó al Capitán que dirigiera el Boeing 727 hacia Ciudad de México. Por supuesto, D.B. Cooper le insistió en que no debía volar por encima de 10,000 pies de altitud. De acuerdo con información del FBI, lo último que se supo es que poco después de las 20:00 -entre Seattle y Reno- D.B. Cooper saltó del Boeing 727. El hombre saltó por la parte de atrás del avión con el paracaídas y el botín de 20 mil dólares. Saltó del avión, se perdió en la noche y hasta hoy no se sabe con certeza que pasó.

¿Será que D.B. Cooper se esfumó cómo lo hizo Loki, el dios del engaño?

Deja tu comentario.

También te podría gustar...