Una de las máquinas más sorprendentes de la aviación es sin lugar a dudas el bombardero Northrop Grumman B-2 Spirit, una máquina que por su diseño dejó en claro un nivel de sofisticación nunca antes visto y ha sido el centro de cientos de teorías de conspiración, donde su tecnología ha sido por muchos catalogada como fuera de este planeta.

El B-2 Spirit, o también denominado Stealth por su capacidad furtiva, fue construido en las plantas del fabricante Northrop Grumman en Pico Rivera y Palmdale, California, siendo parte del ‘Black Project’, uno de los programas clasificados del Gobierno de los Estados Unidos que, inicialmente serviría para hacer frente a un eventual ataque nuclear en contra de la URSS durante la época de la Guerra Fría.

Durante muchos años, el sigiloso avión permaneció como uno de los secretos más guardados de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Se sabe que su primer vuelo tuvo lugar el 17 de julio de 1989 y posteriormente fue presentado a la prensa el 22 de noviembre del año de 1989.

Durante el proceso de investigación, desarrollo, ingeniería y pruebas, se invirtieron cerca de $2,200 millones de dólares por avión y el costo de cada uno de ellos alcanzó los 737 millones de dólares, convirtiendo así, en uno de los aviones más costoso jamás construido.

Inicialmente, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, habría planeado adquirir cerca de 132 unidades, pero por la desintegración de la Unión Soviética, la culminación de la Guerra Fría y altos costos, el Congreso de los Estados Unidos, durante el mandato del presidente Bill Clinton (1993 al 2001),  realizaron una reducción significativa a sólo 21 unidades.

Sistemas y características
Inicialmente, el B-2 Spirit, fue creado con el objetivo de ser un avión bombardero y con una capacidad de poder transportar 40,000 Ib de armamento, incluidas armas convencionales y nucleares, pero su gran herramienta se centraba en el sigilo y en un pequeño eco radar, que lo convierte en un avión “invisible”.

Durante el año del 2007 se inició por parte de Northrop Grumman Corporation,  un programa de modernización que reemplazó al sistema de radar de ataque secreto Raytheon AN / APQ-181, que funciona en la banda J (banda Ku).

La cabina de vuelo tiene capacidad para dos tripulantes y está equipado con un sistema de instrumentación electrónica (EFIS), sistema de navegación aérea táctica Rockwell Collins TCN-250 (TACAN) y un sistema de aterrizaje por instrumentos VIR-130A.

El avión es propulsado por cuatro motores turbofan General Electric F118-GE-100, que entregan una potencia de 77 kN, que le permiten alcanzar velocidades subsónicas y alcanzar altitudes de poco más de los 50,000 pies.

Además, el B-2 puede viajar unas 6,000 millas náuticas sin reabastecimiento de combustible y 10,000 millas náuticas con un solo reabastecimiento de combustible, llegando a cualquier punto de la tierra en cuestión de horas.

Misiones
El B-2 vio su primer uso operativo durante la Operación Fuerza Aliada. Dos B-2 volaron más de 31 horas desde la Base de la Fuerza Aérea Whiteman en Missouri a Kosovo. Atacaron múltiples objetivos, luego volaron directamente de regreso. Los B-2 volaron menos del 1 por ciento de las misiones totales, pero destruyeron el 33 por ciento de los objetivos durante las primeras ocho semanas de conflicto.

El B-2 entró en territorio enemigo en la ‘Noche Uno’ en apoyo de la Operación Fuerza Aliada (Serbia); Operación Libertad Duradera (Afganistán); Operación Iraqi Freedom (Iraq) y dos veces en Libia en apoyo de la Operación Odyssey Dawn y la Operación Odyssey Lightning. El B-2, uno de los aviones más sobrevivientes del mundo, es el único avión que combina largo alcance, sigilo y una gran carga útil en una sola plataforma.

Récords
El B-2 tiene el récord de la misión de combate aéreo más larga de la historia. En 2001, el Spirit of America y otros cinco B-2 fueron los primeros en ingresar al espacio aéreo afgano para una misión récord de 44 horas. El rendimiento del avión es aún más impresionante, ya que el B-2 hizo una parada rápida en ‘boxes’ para un cambio de servicio y tripulación de 45 minutos con los motores aún en funcionamiento. Luego voló de regreso a Missouri para otro vuelo de 30 horas por un total de más de 70 horas consecutivas.

La estrella de cine
Cuando Hollywood necesita un «súper bombardero» para luchar contra un monstruo gigante o una invasión alienígena, la alfombra roja se despliega para el B-2. Con una silueta inconfundible y un diseño de ala voladora, es fácilmente uno de los aviones más reconocidos del mundo. Ha aparecido en películas como «Independence Day», «Armageddon», «Iron Man 2», «Cloverfield», «Airplanes», «Rampage» y, más recientemente, «Captain Marvel».

Sin lugar a dudas el B-2 Spirit, se ha convertido en una máquina de capacidades sobresalientes y únicas. Una maravilla de la ingeniería y uno de los mejores ejemplos de superioridad aérea, que tuvo que invitarse desde cero y que al día de hoy continúa surcando los cielos cuando los Estados Unidos lo requiere.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.