Esta semana conocimos un incidente que no hubiera sido de gravedad si no fuera porque hubo terceros afectados. Se trató de un incidente donde una aeronave Boeing 777 matrícula N860DA de la aerolínea Delta Air Lines, despegando del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles  con destino hacia el Internacional de Shanghái, tuvo que regresar a aterrizar por una falla en motor.

Al escuchar la grabación de Control de Tráfico Aéreo (ATC, en inglés), podemos darnos cuenta de que como primera desviación de procedimientos, no se mencionó por parte de los Pilotos la palabra “Mayday”.

Lo anterior ha suscitado un debate (a mi parecer innecesario) sobre el uso de esta llamada radiofónica de emergencia que se utiliza cuando un componente crítico de la aeronave o cualquier falla que impida que la aeronave pueda seguir volando de manera segura, sea emitida.

El Piloto al micrófono utilizó la palabra “emergencia” mas no declaró – Mayday, Mayday, Mayday como se estipula en la sección 3, inciso “D” del AIM (Aeronautical Information Manual).

Pero eso puede ser pasado por alto si es que no consideramos el hecho de que por las condiciones de peso y combustible de la aeronave al ser un vuelo de más de 12 horas, en el regreso a aterrizar las válvulas de desfogue de combustible (Fuel Jettison) fueron abiertas desde cabina y por la altitud a la que se encontraba el Boeing 777, el volumen de combustible que no alcanzó a volatilizar, se expandió sobre una área poblada justo donde una escuela primaria de donde los niños y maestros tuvieron que ser evacuados y atendidos.

Este incidente tiene en apariencia una dosis de mal manejo de recursos en cabina, un CRM (Crew Resource Management) no aplicado en su totalidad porque a decir de quienes vuelan el Boeing 777 consultados por su servidor, si bien el desplome de compresor (falla así anunciada al control de tránsito por los Pilotos) no es una emergencia sino una urgencia, el control de la aeronave no estuvo comprometida y la apertura de válvulas de desfogue de combustible debe hacerse en un área no poblada para efectos de no arriesgar a la población, cosa que no sucedió.

Espero leer pronto el reporte de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) al respecto de la actuación de la Tripulación de Pilotos no con el fin de crítica sino como un aprendizaje más y corrección de posibles desviaciones a procedimientos y manejo del CRM pues el estar activo en la aviación, no significa que he aprendido todo al respecto, no.

La seguridad se trata de aprender, escuchar y mejorar.

  • author's avatar

    Por: Guillermo Galvan

    20 años en aerolíneas, instructor teórico aeronáutico, especialista factores humanos en aviación, melómano, cafeinómano.

    Sigue mi Columna ‘Nivel de Vuelo’ todos los lunes.

  • author's avatar

Deja tu comentario.