Rolls-Royce considera dar prioridad a motores de aviones regionales

Rolls-Royce, el gigante británico de la ingeniería, considera centrarse en el mercado de aviones de fuselaje estrecho ya que el sector de aeronaves de fuselaje ancho -en el que se especializa-, experimenta una caída significativa y la empresa continúa luchando contra las dificultades financieras.

Mientras que el mercado sufre la disminución relacionada con la pandemia de COVID-19 en la demanda de motores de aviones de fuselaje ancho, Rolls-Royce busca formas de sobrevivir a la crisis. El fabricante de motores, entró en negociaciones con Airbus con el objetivo de proporcionar motores de hidrógeno para aviones de fuselaje estrecho que la misma compañía planea producir para 2035. Con esta medida, Rolls-Royce busca mantener la demanda del mercado por sus servicios.

El fabricante trabaja en su reciente proyecto de desarrollo de motores a reacción UltraFan, cuyas pruebas en tierra deberían comenzar en 2021. Sin embargo, debido a la pandemia, Rolls-Royce se vio obligado a posponer la entrada del UltraFan al servicio hasta finales de 2030 en lugar de 2025, como se tenía pronosticado. Simon Burr, Jefe de ingeniería y Tecnología de Rolls-Royce, señaló que si las aerolíneas muestran un gran interés en la fuente de poder, el lanzamiento del motor podría acelerarse.

Según Rolls-Royce, los alabes del ventilador frontal del nuevo UltraFan, están hechos de cientos de capas de fibra de carbono precargadas con material de resina. El fabricante del motor anunció que la nueva tecnología para las aspas del ventilador, así como la carcasa del ventilador, reduciría el peso del jet de cuerpo estrecho en 700 kilogramos (1,540 lb), reduciendo el consumo de combustible en un 25%.

A principios de noviembre de 2020, Rolls-Royce anunció que debido al impacto económico relacionado con la pandemia de COVID-19 en las finanzas de la compañía, tendría que recortar aproximadamente 1.400 empleos. Los despidos son parte del importante plan de reestructuración de Rolls-Royce que debería ayudar a la empresa a reducir la base de costos para «salvaguardar el futuro de la empresa, volver al punto de equilibrio». En agosto de 2020, la compañía informó haber sufrido una pérdida antes de impuestos de más de $7 mil millones en el primer semestre de 2020.  

Deja tu comentario.

También te podría gustar...