Una gran parte del personal de Scandinavian Airlines ha sido suspendido temporalmente en las últimas semanas en medio de la crisis como resultado de la pandemia del Coronavirus (COVID-19). Las restricciones de viaje siguen causando estragos en la aviación. Ahora SAS se verá obligada a despedir definitivamente a cerca de la mitad de todos sus colaboradores en tres países, convirtiéndose en el recorte de personal más grande del continente europeo a causa de esta crisis.

En una publicación oficial en la bolsa de valores, SAS anunció:

Como resultado de COVID-19, se espera que la demanda se vea significativamente afectada durante el resto de 2020 y se necesitarán varios años para que la demanda vuelva a los niveles anteriores al brote. Por lo tanto, SAS debe tomar medidas decisivas para adaptar el negocio a un entorno con menor demanda».

El comunicado confirma que hasta 5.000 empleados de tiempo completo perderán su trabajo, a pesar de los esfuerzos que la aerolínea realiza, en conjunto con los sindicatos, para minimizar los efectos de la situación actual. Los despidos estarían distribuidos entre las tres bases de operación de SAS: 1.900 en Suecia, 1.700 en Dinamarca y 1.300 en Noruega inicialmente.

El CEO de SAS, Rickard Gustafson dijo en una entrevista telefónica:

Es un mensaje doloroso de dar. Estamos preparados para hacer ajustes si la demanda regresa antes de lo previsto y deshacer algunos de los despidos anunciados”

Gustafson cree que los efectos de la crisis podrían ir hasta 2022, lo que convierte la situación actual en una de las más difíciles para la compañía, después de su crisis económica de 2012 de la cual logró salir adelante. Gustafson advierte que la aerolínea tiene que adaptarse a las circunstancias y que pretenden seguir siendo los líderes en el mercado de la región escandinava. Los términos de los despidos se harán de acuerdo con la ley vigente y muchos empleados tienen periodos de preaviso de 6 meses, por lo que esta medida se debe tomar con anticipación.

Todas las aerolíneas europeas se enfrentan ahora a situaciones similares. British Airways envió a casa a 30.000 empleados en las últimas semanas, mientras que la competencia directa de SAS, Norwegian Air Shuttle entró en ley de protección de quiebra ante la insolvencia para pagar los salarios de casi 4.500 empleados. Todas las compañías aéreas están a la espera de los paquetes de ayuda de los gobiernos para poder solventar los gastos antes de quedarse sin efectivo.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.