La crisis que vive el mundo por la pandemia del Coronavirus (COVID-19) ha tenido un especial impacto en la aviación. Hemos visto miles de aviones estacionados en pistas de aterrizaje, aerolíneas en la quiebra, aeropuertos cerrados y miles de trabajadores de la industria aeronáutica ahora desempleados. Uno de los grandes perdedores de la situación es -sin duda- el Airbus A380.

Apenas 15 años después de su primer vuelo, ya casi ninguno se encuentra volando y parece que el final de su historia se acerca, al menos como un avión de pasajeros. Lufthansa anunció que retirará seis unidades, Air France ya retiró el primero y varias aerolíneas en el mundo los tienen almacenados, sin saber si regresarán a servicio o serán reemplazados por aviones más pequeños y eficientes para la demanda del mercado.

Por su parte, Tim Clark, el CEO de Emirates -el mayor operador del A380 en el mundo- dijo que la historia del Superjumbo estaba por terminar. En una entrevista para el medio emiratí The National, Clark dijo que la demanda de pasajeros hace que poco a poco no haya espacio para aviones tan grandes y que el Boeing 787 Dreamliner o el Airbus A350 se convierten en muy buenas alternativas. Lo anterior se ve reflejado en los pedidos que ha hecho la aerolínea por cincuenta A350 y treinta Dreamliner.

El A380 no es el único afectado. Durante las últimas semanas, hemos visto que varias aerolíneas han retirado sus Boeing 747 también. En general, se está viendo un desplazamiento de los grandes Jumbos de cuatro motores por bimotores de largo alcance. Los aviones más pequeños son más versátiles, se adaptan a las necesidades, queman menos combustible y son más económicos de operar. En el pasado, algunos vuelos transoceánicos no eran imaginables en aviones de dos motores, pero con las Certificaciones ETOPS, que cada vez van más lejos, ya es prácticamente posible darle la vuelta al mundo sin la necesidad de tener cuatro turbinas bajo las alas.

CEO de Emirates, Tim Clark, dijo:

No se puede volar de Dubái a San Francisco en un Boeing 737 sin escalas, pero sí en un 787 o en un Airbus A350, cómodamente”.

Por ahora, no es factible que el A380 desaparezca completamente de los cielos. Emirates, por ejemplo, cuenta con 115 unidades en servicio; si los retirara, reduciría a la mitad su flota de largo alcance. Lo que se ve venir es un cronograma acelerado de retiro de los grandes aviones de cuatro motores que serán reemplazados -en el mediano plazo- por los bimotores de largo alcance que han llegado al mercado en los últimos años y que han probado ser una solución muy eficiente.

Por otro lado, existe la propuesta de convertir los A380 en cargueros, lo cual sería una salida para estos aviones que en su mayoría aún tienen muchos años de vida por delante. Lufthansa Technik ya realizó la primer conversión para un cliente que aún no ha sido revelado. Además, los alemanes están trabajando en obtener las Certificaciones Tipo (STC) para este tipo de conversiones, lo que le abriría otro espacio a los aviones que sean retirados del servicio de pasajeros en los próximos años.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.