Sufre fallo de motor, aterriza en campo abierto y se incendia Tu-22M3 en Rusia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un bombardero supersónico estratégico Tupolev Tu-22M3 de la Fuerza Aérea Militar de Rusia (VVS) realizó un aterrizaje de emergencia en un campo abierto y se incendió, después de sufrir un fallo de motor en la región de Astracán, en el sur del país, durante la mañana de este martes 17 de diciembre. A pesar del susto, los pilotos a bordo del equipo evacuaron con seguridad y sin heridas.

Según el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia, el fallo de motor ocurrió cuando el bombardero supersónico realizaba un vuelo programado sin armamentos a bordo; su tripulación, entonces, alejó el avión de zonas pobladas y procedió con el aterrizaje de emergencia en un campo abierto, a unos 7 kilómetros (3.7 millas náuticas) de un aeródromo en Astracán, agregó, sin proporcionar más detalles.

Luego del aterrizaje fuerte en el terreno, el avión comenzó a incendiarse y los ocupantes, pronto evacuaron con seguridad; no hubo heridos. Posteriormente, fueron trasladados por los equipos de rescate de la fuerza aérea al aeródromo de destino, donde deberían haber aterrizado. El Tu-22M3 es operado, generalmente, con cuatro tripulantes a bordo, siendo dos piloto (capitán y primer oficial), el navegante y el oficial de sistemas de armas.

El Tupolev Tu-22 fue desarrolado por la Unión Soviética (URSS) entre finales de la década de 1960 y principios de la década de 1970 como bombardero estratégico pesado, bimotor y de largo alcance, con alas de geometría variable, de vuelo supersónico y buen rendimiento en vuelo. Recientemente, Rusia informó tener más de cien unidades del Tu-22M3 todavía en servicio activo y hace cuatro años [2014] lanzó un programa de modernización (M3M), con la sustitución de sistemas, aviónica y motores, que podrán estender la vida operativa del Backfire por otro medio siglo.

La primera unidad del Tu-22M3M deberá unirse a la flota de la Fuerza Aérea de Rusia en dos años. Este es también el segundo accidente con pérdida total del equipo registrado este año; como publicamos en enero, durante el aterrizaje en Olenya en un vuelo de entrenamiento, el avión tocó fuerte en tierra, el fuselaje se rompió y el avión explotó en llamas sobre la pista. En el accidente, tres de los cuatro tripulantes a bordo fallecieron.

Foto: Dmitriy Pichugin/Wikipedia

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...