La preocupante situación por la que atravesamos los humanos es complicada. La pandemia del Coronavirus (COVID-19), ha sido una de las peores crisis mundiales de los últimos tiempos donde gobiernos y sociedad, no han encontrado un punto de equilibrio para solventar la crisis que ha cobrado ya más de 181 mil infectados y más de 7 mil muertes en el mundo, cifras al 17 de marzo del 2020.

Como lo hemos visto y publicado, la aviación enfrenta una de las peores crisis en su historia. La guerra contra el Coronavirus es mucho más grande que los atentados del 11 de septiembre a las torres gemelas o que la crisis monetaria del 2008. Drásticamente vemos cómo cientos de aerolíneas en todo el mundo –grandes y pequeñas-, han reducido sus vuelos doméstico e internacionales en hasta un 90%.

La casi inexistente demanda de vuelos por los usuarios han dejado pérdidas millonarias a las aerolíneas y las reservas financieras para afrontar contingencias de estas magnitudes se están agotando o se agotarán. Las pérdidas que van desde el 50% de ganancias, podrían desequilibrar fuertemente a la industria que, por lo menos en México aporta cerca del 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

La falta de coordinación de los gobiernos ante esta crisis, ha fragmentado las relaciones que las aerolíneas con el paso del tiempo habían logrado establecer. Las conexiones internacionales son cada vez más pobres y el número de vuelo se ha reducido drásticamente. Un escenario que nunca habíamos visto desde la Segunda Guerra Mundial.

El precio de las acciones de las aerolíneas internacionales ha disminuido cerca de un 50%, efecto que comienza a lastimar la solvencia de las compañías en medio de los pocos apoyos o estímulos gubernamentales para evitar bancarrotas técnicas. Tan sólo antes de la epidemia mundial, cinco aerolíneas cayeron en este trágico año 2020.

¿La aviación está preparada para una crisis de esta envergadura? No lo sé, pero evidentemente no la estamos ganando, esta guerra podría dejar cientos de bajas al final de la pandemia. Las aerolíneas “menores”, comenzarán a tener serios problemas de liquides para enfrentar con benevolencia lo que podríamos llamar una posguerra” al Coronavirus y solamente algunas, tendrán el beneficio de ser apoyadas por sus gobiernos.

Es momento que los gobierno tomen decisiones que no afecten a sus socios comerciales, pero sobre todo, que apoyen a sus aerolíneas con subsidios económicos e instaurar programas de reducción de impuestos durante esta etapa. La aviación y el turismo –que van ligadas-, dejan cientos de millones de dólares y es una industria de la que dependen miles de personas y que ha representado un incremento sustancial de nuevos empleos a nivel mundial.

He tenido la oportunidad de platicar con varios colaboradores de aerolíneas mexicanas… están preocupados. Cómo casi siempre ocurre en “radio pasillo”, se habla de muchas bajas –recortes de personal-, que naturalmente tendrá que ocurrir ante la falta de presupuesto de las compañías aéreas para hacer frente al pago de sus nóminas. Cómo muchos sabemos, los aviones en tierra “son los más caros del mundo”.

Los apoyos gubernamentales –insisto-, son importantes en este escenario; si bien vemos que en corto tiempo las aerolíneas más grandes han perdido cerca del 50% de sus ganancias, las chinas que, en su mayoría reciben estímulos gubernamentales registran pérdidas del sólo 10% en esta jornada.

Mientas tanto las estimaciones de la IATA desalientan a cualquiera que las lea, el impacto en los ingresos de las aerolíneas continuará a medida que la pandemia se extiende por el mundo. ¿La aviación mundial colapsará? ¿Quién sobrevivirá a la posguerra de la epidemia? ¿Deberá cambiar la aviación nuevamente? Espero que todas las compañías aéreas y que pertenecen a la industria tengan las suficientes armas para enfrentar y ganar, lo que hoy nos preocupa tanto. El Centro para la Aviación (CAPA), dijo que: “a finales de mayo, la mayoría de las aerolíneas del mundo estarán en bancarrota”.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.