Aterrizó durante la noche del pasado jueves 4 de junio en el Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe, en Saltillo, México, el duodécimo McDonnell Douglas DC-9 para Aeronaves TSM, la tercera más grande aerolínea carguera mexicana en toneladas transportada. Podría ser apenas un avión cualquier más incorporado a flota, excepto por su historia; pertenecía a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) y fue responsable de transportar el alto mando militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (NATO) por más de treinta años.

Luciendo los tradicionales colores azul y blanco de la mayoría de la flota del transporte militar ejecutivo del país norteamericano, el avión matrícula N10876 (s/n 47475) fue trasladado desde el Aeropuerto Internacional de Baltimore-Washington, en Maryland, en dirección a la sede de Aeronaves TSM en Saltillo, México, con una escala técnica en Shreveport, Luisiana. Fue retirado por la fuerza aérea hace quince años [2005] y posteriormente, adquirido por Waterworld Jet Aviation; en diciembre del año pasado, pasó a manos de Frontera Flight Holdings, que según Cargo Facts, tiene como único cliente la aerolínea mexicana (linked-company).

El avión abandonó la línea de ensamblaje del fabricante aeronáutico estadounidense McDonnell Douglas en Long Beach, California, en marzo de 1972, con matrícula 71-0876, como parte de un pedido de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) por veintiuna unidades de la primera variante militar del modelo, el C-9A Nightingale (basado en el DC-9-32CF), empleados para evacuación médica (MEDEVAC), transporte de pasajeros y cargas militares. Dicha variante militar dispone de una puerta de cargas en la sección frontal del fuselaje y tuvo su piso reforzado para transportar cargas pesadas, aunque ha mantenido la configuración básica para pasajeros, incluyendo ventanas, baños y cocina (galley).  

Con la necesidad de un avión de transporte dedicado para el alto mando militar estadounidense en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (NATO), alianza militar intergubernamental con sede en Bruselas, Bélgica, en 1987, el avión fue reconfigurado con una cabina ejecutiva (VIP) y traspasado para operación por el 86º Airlift Wing de la Base Aérea Ramstein (Alemania), quedando basado en la Base Aérea Chièvres (Bélgica), cerca de la sede del Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa. En sus misiones más memorables, llevó ayuda humanitaria a países africanos y a la entonces primera dama estadounidense (2001-2009), Laura Bush, durante una gira en Europa para visitar hospitales. 

El avión permaneció en actividad durante treinta y tres años, hasta el 25 de septiembre de 2005, cuando fue retirado por la fuerza aérea y trasladado de Bélgica para la Base de la Fuerza Aérea (AFB) Andrews, en Maryland, para ser puesto en exhibición en un museo, ya que también fue el último DC-9 operado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Diez años más tarde, en febrero de 2015, fue puesto a venta por GSA Auction y adquirido por Waterworld Jet Aviation, siendo por fin trasladado a Baltimore-Washington en mayo de 2017.

Foto: JetPix/Wikipedia

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.