Recambio de flota en Aerolíneas Argentinas: ¿Lo urgente o lo importante?

En un mercado de aviación comercial cambiante y desafiante como el argentino, hay dos decisiones largamente esperadas que sufrieron retrasos significativos en los últimos meses. Esas son las selecciones de reemplazo de flota de Aerolíneas Argentinas, tanto en los segmentos de 100 plazas como de larga distancia.

Por un lado, el Embraer 190AR de 96 plazas será reemplazado por un avión más grande, ya que el costo operativo del 190 es alto en comparación con un 737 o A320. A principios de 2018, la compañía anunció que había iniciado el proceso formal de presentación de una Solicitud de Información (RFI) a los cuatro constructores principales, cuyos productos eran el Bombardier CS300 (ahora Airbus A220-300), el Airbus A320, el Boeing 737 Next Generation y el Embraer E195-E2.

Meses después del primer acercamiento, y con una buena cantidad de cambios en el escenario, las fuentes de la compañía afirman que sería un shock si el avión seleccionado fuera otro que un Boeing 737-800. La opción de Airbus, ahora con la serie A220 totalmente integrada en la cartera de ventas del consorcio europeo, sería difícil de integrar en una flota mixta existente de Embraer y Boeing, y la idea de una flota unificada atrae a más de un ejecutivo.

A pesar de las excelentes características de A220 y E195-E2 para las operaciones de Aerolíneas, los casi 40 asientos adicionales habían cambiado las probabilidades a favor del segmento B737/A320. Sin embargo, debido a la fácil transición de E190 a E195-E2 en términos de capacitación y certificación de la tripulación, me animaría a decir que todavía tiene una oportunidad. Sin embargo, el calendario para la selección del reemplazo se estableció con un plazo máximo: Dentro de los próximos 90 días. En ese tiempo, AR tiene que elegir el sucesor del E190 y su incorporación finalmente deberá ser puesta en marcha. Y en el segmento de larga distancia, el tiempo también es esencial.

A lo largo del año, la misma frase se repitió en nuestros oídos como un mantra: “una vez que se hayan acabado los 190, hablaremos sobre el largo recorrido”. Casi con cierta terquedad, la renovación de los viejos Airbus A340-300 y el A330-200s de la flota de Aerolíneas Argentinas se vinculó para completar los procesos de adquisición de uno en uno. Ahora, y después del cambio del Director General de AR con Luis Malvido, ambos esfuerzos pueden y se ejecutarán simultáneamente y para el largo plazo, el tiempo es aún más corto a los 60 días.

Todavía es un misterio si este proceso de largo recorrido solo abordará el retiro de los A340 o irá más allá y cumplirá las ambiciones de encontrar un nuevo avión que le permita a la compañía alcanzar sus destinos actuales de manera más eficiente y ampliar su red más allá del alcance del A330.

Bajo la dirección de Dell’Acqua, la idea era conseguir “el mejor avión con el mayor alcance que podamos pagar”, lo que casi seguramente implicaba decidir entre el A350 y el Boeing 787. Sin embargo, las condiciones cambiaron y la fuerte devaluación del peso, más el aumento en los precios del petróleo está forzando decisiones amargas. Existe una gran posibilidad de que AR vaya al mercado solo para agregar más A330 y dejar el creciente proyecto de flota esperando días mejores, a pesar de las claras ventajas de eficiencia de combustible de otros modelos.

Tal vez sea momento del A330neo, que implicaría un cambio menor, pero al mismo tiempo también una mejora marginal en prestaciones. Si la idea es cubrir un bache, sería entendible, pero un parche de este valor seguramente retrasará la incorporación de un avión de mejores prestaciones compatible con la idea de crecer.

No hace mucho tiempo, la gerencia de la compañía anunciaba orgullosamente que el nivel de subsidios estaba disminuyendo año tras año. Ahora, el dinero es escaso y junto con una solicitud adicional de fondos del gobierno, AR está vendiendo activos para mantener la operación en funcionamiento. Todavía está lejos de los casi 700 millones de dólares anuales que necesitaba hace un tiempo, pero es evidente que la situación está cambiando.

Nuevos jugadores están llegando al mercado nacional anhelando una parte de la cuota de mercado de AR. Para mantener la competitividad de Aerolíneas, hay bastantes decisiones que tomar, y el tiempo corre.

Foto: Edgardo Gimenez Mazó/Wikipedia

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com