Boeing 737 MAX de Norwegian cumple un mes ‘atascado’ en Irán

Como publicamos el 15 de diciembre del año pasado, a exactos un mes, la aerolínea de bajo costo noruega Norwegian Air Shuttle tendría un gran dolor de cabeza por delante para regresar uno de sus nuevos Boeing 737 MAX 8 a operación comercial. Esto porque, después de sufrir un fallo de motor en espacio aéreo iraní, la tripulación se vio obligada a desviarse a Shiraz y reparar el avión en territorio iraní, dependerá de una autorización especial de Estados Unidos; lo que no ha obtenido hasta este momento. 

El incidente ocurrió durante la mañana del viernes 14 de diciembre en horario local, cuando el 737 MAX 8 matrícula LN-BKE, entregado a Norwegian hace tres meses, volaba entre el Dubái y Oslo cumpliendo el vuelo DY1933. La aeronave despegó del Aeropuerto Internacional de Dubai a las 11:11LT (GMT+4), siguiendo en dirección a Europa a una altitud de 32 mil pies en espacio aéreo iraní. 

Menos de una hora después de su despegue, a las 11:34LT (GMT+3:30), la tripulación recibió una indicación de problema en el motor izquierdo CFM International LEAP y, aunque el país esté fuera de ser un punto ideal para una desviación, por la naturaleza del problema, no quedó opción a no ser desviarse hacia el Aeropuerto Internacional Mártir Dastgheyb de Shiraz. El motor defectuoso fue apagado por la tripulación y antes de aterrizar, entró en patrón de espera para quemar combustible y alcanzar su peso máximo de aterrizaje (MLW). 

A las 12:12LT, una hora y media después de su despegue de Dubái, la aeronave aterrizó sin mayores incidentes y siguió a la terminal, es ahí donde iniciaron los dolores de cabeza para Norwegian. El primero de ellos, es que ésta fue la primera vez que la aerolínea aterrizara en territorio iraní, país al que tiene autorización de sobrevuelo, pero no posee ninguna estructura administrativa en su territorio para brindar asistencia a los pasajeros; la segunda de ellas, con relación a la ley islámica del país, que exige que todas las mujeres, tripulantes y pasajeras, cubran sus cabellos al ingresar al país. 

Así, todos los pasajeros y tripulantes fueron desembarcados y llevados a un lugar aislado dentro de la terminal mientras representantes de la aerolínea hacían contactos para resolver la situación de los pasajeros. Después de establecer contactos, finalmente se adecuaron a las leyes islámicas del país y recibieron autorización para salir del aeropuerto, sin sello en el pasaporte, fueron llevados un hotel y acomodados por Norwegian mientras aguardaban un avión desplegado para rescatarlos; situación que ocurrió durante en la tarde del sábado 15 de diciembre. 

La aeronave, sin embargo, no tuvo la misma suerte. Posteriormente al incidente, equipos de mantenimiento de la Norwegian fueron desplegados a Irán en un intento de resolver el problema sin la necesidad de importar piezas. Sin embargo, fue constatado que para despegar del país, el motor defectuoso necesitará ser cambiado. Y eso no será fácil; porque, debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos, la importación de cualquier producto con más del diez por ciento de componentes estadounidenses para Irán no sólo está prohibido, como también, se considera un crimen.

De este modo, para reparar el avión con cualquier pieza de repuesto, será necesario un permiso especial de los Estados Unidos. La aerolínea ya inició, según un portavoz, todo el trámite necesario para que el 737 MAX pueda ser reparado y finalmente regrese a su casa, sin embargo, hasta el momento, no hay una previsión de cuando las autoridades autorizarán el transporte de un nuevo motor y piezas para su reparación.

Fotos: Aerospacetalk/Twitter

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com