Boeing 757-200 de Delta sufre problemas de motor en vuelo

Un Boeing 757-200 de Delta Airlines sufrió problemas en uno de sus motores cuando se encontraba en ruta nivelado a FL400. La tripulación de pilotos resolvió la situación conforme a los procedimientos de listas (checklists) y optaron por desviarse a Memphis, en donde aterrizaron momentos después.

Los hechos ocurrieron el pasado 6 de diciembre, en donde este Boeing 757-200, matrícula N682DA, número de serie 26958 LN:518, con una antigüedad de 28 años e impulsada por dos motores Pratt & Whitney PW2037, se encontraba realizado el vuelo DL-557 entre el Aeropuerto Internacional de Atlanta (ATL) y el Internacional de Las Vegas (LAS).

La aeronave estaba nivelada a una altitud de FL400, aproximadamente a 140 millas náuticas (260 kilómetros) al Noroeste de Memphis, cuando los pilotos recibieron una indicación en cabina, de problemas en uno de sus motores (PW2037), a lo que dieron el aviso correspondiente a los Controladores de Tránsito Aéreo (CTA). 

Los pilotos atendieron la situación conforme a los procedimientos establecidos y solicitaron la desviación hacia el Aeropuerto de Memphis (MEM), en donde aterrizaron por la pista 36L aproximadamente 40 minutos después, sin que se registrarán mayores inconvenientes.

Una vez en tierra, los pasajeros desembarcaron la aeronave y esta fue puesta a disposición del equipo de mantenimiento. Por esta situación el vuelo tuvo una demora de 10 horas y los viajeros abordaron otro Boeing 757-200 pero ahora el matrícula N6707A, para finalizar su trayecto a Las Vegas. El avión que sufrió la falla, regresó a servicio 34 horas después de que aterrizó en Memphis.

Hasta el momento, se desconocen las causas que originaron este incidente, pero las autoridades aeronáuticas de los Estados Unidos ya se encuentran realizando una investigación al respecto junto con Delta Airlines.

Falla de motor en vuelo

En el poco probable caso, de que un motor presente fallas que impliquen la pérdida de potencia (sin afirmar que en este incidente sucedió), las aeronaves pueden seguir volando. Cuando esta se encuentra a grandes altitudes, y su motor falla generando la pérdida de empuje, la aeronave comienza a verse afectada en su performance, por lo que esta comenzará a descender por sí sola.

Sin embargo, los fabricantes prevén esta situación para que ese descenso que culminará en que la aeronave eventualmente se nivele, y cuya altitud alcanzada, cumpla con los requerimientos necesarios de libramiento de obstáculos terrestres y no ponga en peligro la operación.

Existen diversos procedimientos que los pilotos realizan en sus adiestramientos frente a estas situaciones y los cuales ponen en práctica en sus sesiones de simulador. 

  • author's avatar

    Por: Redacción

    «Uniendo al mundo de la aviación, en una misma frecuencia».

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...