La Autoridad General de Aviación Civil de los Emiratos Árabes Unidos (GCAA) divulgó este sábado 30 de mayo el informe final del accidente con el Diamond DA62 de Flight Calibration Services (FCSL), matrícula G-MDME, que durante un vuelo de calibración de los sistemas de ayuda a la navegación del Aeropuerto Internacional de Dubái, sufrió una pérdida de control e impactó contra el terreno. La investigación confirmó la sospecha que el avión fue derribado por la estela de turbulencia provocada por un fuselaje ancho, después que su capitán violara inadvertidamente la separación mínima de seguridad.

Según los investigadores emiratíes, en los cinco últimos de los diez sobrevuelos que el avión de calibración realizó sobre el aeródromo, el capitán inadvertidamente violó la separación mínima requerida, sin poder explicar el por qué, ya que fue reconocido como un piloto responsable, con gran experiencia y apego a los estándares de seguridad; incluso, en los cinco primeros sobrevuelos, fue alertado por el controlador de tránsito aéreo (CTA) de la terminal sobre posibles estelas de turbulencia y en uno de ellos, manifestó su precaución por estar volando detrás de un A380 de Emirates. Luego del cambio del controlador, que no más advirtió el DA62 sobre tener precaución, los investigadores dedujeron que el capitán, en un error de juicio, creía mantener la separación mínima; pero no fueron concluyentes sobre la hipótesis. 

El accidente ocurrió el jueves 16 de mayo del año pasado; durante la décima aproximación, alineado con la pista 30L (izquierda), el avión entró en la estela de turbulencia generada por las semialas de un A350-900 XWB de Thai Airways, en aproximación a la pista paralela [30R]. Mientras descendía a unos 1.300 pies de altitud, volando 200 pies debajo y detrás del Airbus, manteniendo una distancia de tan sólo 3.7 millas náuticas (6.8 kilómetros), el DA62 fue alcanzado por la estela con vientos de 4.5 metros por segundo (m/s), o el 81 por ciento de su fuerza de circulación inicial, que bruscamente resultaron en un fuerte giro descendiente a la izquierda.

La aeronave rápidamente cayó unos 100 pies sin control y nueve segundos más tarde, el capitán lo recuperó. Siete segundos después, nuevamente, la estela de turbulencia giró bruscamente el avión en un fuerte giro descendiente a la izquierda, empezando a caer sin control en vuelo invertido en relación a su eje longitudinal. El capitán no logró recuperarlo y el DA62 impactó contra el terreno, estallando en llamas. Todos los cuatro ocupantes a bordo fallecieron. Según la investigación, el avión debería estar volando con una separación mínima de 9 millas náuticas, seis conforme lo requerido por la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO) y otras tres adicionales de seguridad requeridas por la Autoridad General de Aviación Civil de los Emiratos Árabes Unidos (GCAA).

Por el tipo del vuelo, el DA62 también debería estar volando entre 200 y 900 pies abajo en relación a la altitud del fuselaje ancho que volaba adelante.  Aunque no fue posible concluir exactamente por qué el capitán, inadvertidamente, violó la separación mínima, el organismo recalcó que, además del probable error de juicio, el piloto —acostumbrado con aeropuertos con pistas únicas y/o con menos tráfico de fuselajes ancho super pesados— no desarrolló una imagen mental del tráfico aéreo circundante en Dubái o simplemente subestimó el riesgo.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.