Embraer apoya petición de Brasil sobre subvención de Canadá a Bombardier

El viernes 14 de diciembre, por primera vez, Brasil oficializó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) una petición solicitando que la organización internacional examine más de 4.000 millones de dólares en subvención ilegal recibidos por Bombardier por parte del gobierno canadiense para el desarrollo del recién nombrado Airbus A220 (CSeries). La decisión fue oficialmente apoyada por Embraer. 

En el documento disponibilizado por la cancillería brasileña a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE), el país detalla en un estudio técnico, con argumentación legal y fáctica, que la subvención aportada por el gobierno es inconsistente con los compromisos asumidos por Canadá en la organización y por lo tanto, hieren las normas establecidas por el órgano de regulación comercial. El país tendrá hasta marzo para presentar su primera explicación. 

Según el Itamaraty, los canadienses aportaron dinero a Bombardier ya sus proveedores, directa o indirectamente, por al menos diecinueve veces, violando normas del organismo y distorsionando el mercado internacional de venta de aeronaves, lo que resultó en impactos a la industria aeronáutica brasileña, específico a Embraer, que compite directamente con Bombardier en el segmento regional.

La primera acción de Brasil contra Canadá por cuestión involucrando a Bombardier se inició hace veinte años ante la Organización Mundial del Comercio. Posteriormente, con el programa de desarrollo de CSeries (Airbus), el país volvió a acusar a los canadienses de subvención ilegal a la industria aeronáutica, que sólo en 2016 habría recibido una cantidad de 2.500 millones de dólares. En abril de este año, el órgano dio un dictamen favorable a los brasileños en una de estas disputadas, rechazando la argumentación de Ottawa. 

La petición de Brasil es apoyada por Estados Unidos, que hace un año atrás, también inició una acción legal contra Canadá por disputas con Bombardier, que resultó en una sanción de los estadounidenses al CSeries con una tasa de importación de más del 300% por cada unidad. Y lo que motivó ambos volver a cuestionar a Bombardier fue el bajo precio de las ventas del CS100 y CS300, que en el caso de su acuerdo con Delta, cada unidad fue vendida por cerca de 19 millones de dólares, mientras que el precio de producción está alrededor de los 33 millones y el precio de lista para venta, entre 79.5 y 89.5 millones, según el propio fabricante, lo que pone de manifiesto la práctica de dumping por subvención ilegal. 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com