Hace 28 años, el tercer prototipo del An-124 sufría un accidente fatal en Ucrania

Tiempo de lectura: 3 minutos

Aeropuerto Internacional de Gostomel, Kiev, Ucrania; martes, 13 de octubre de 1992. Con nueve tripulantes a bordo, entre pilotos de pruebas, ingenieros aeronáuticos, de vuelo y eléctrico, navegador y operador de radio del fabricante ucraniano Antonov, el tercer prototipo del Antonov An-124 Ruslán, matrícula CCCP-82002, despega para un vuelo de prueba como parte de la campaña de certificación de una de las nuevas variantes actualizadas del modelo.

La misión del vuelo era realizar pruebas para determinar las características de controlabilidad a máxima velocidad del avión. La tripulación ascendió el An-124-100 a una altitud de 19 mil pies y en el espacio aéreo en las afueras de Kiev-Gostomel, con el timón de de dirección totalmente girado a la derecha, procedió a incrementar la velocidad de 286 nudos para 350 nudos (CAS) para comenzar la prueba.

 

Por razones desconocidas hasta el día de hoy, al superar los 330 nudos de velocidad, la estructura de la nariz (radomo) colapsó y se desintegró del avión, abriendo un agujero en la sección delantera. El An-124 perdió velocidad rápidamente y comenzó a sufrir fuertes vibraciones; los fragmentos de la nariz también dañaron inmediatamente el motor interior (inboard) derecho número tres (3). Como consecuencia, el tercer sistema hidráulico falló; esto, a su vez, provocó numerosas fallas en los sistemas de la aeronave, incluyendo el sistema de gestión de vuelo (FMS).

La tripulación también perdió todos los datos válidos sobre la velocidad, la altitud y el ángulo de ataque del avión. Aumentando la potencia de los motores Lotarev D-18T interno (inboard) número dos (2) y externo (outboard) número cuatro (4) para recuperar potencia y velocidad, fragmentos de la nariz fueron succionados por el motor número 4, ahora también dañado. Con el avión perdiendo el control, los únicos dos motores que no sufrieron daños —ambos izquierdos, números 1 (outboard) y 2 (inboard)— han sido ajustados para intentar corregir la dirección; sin embargo, resultó en un significativo giro lateral, incrementando el régimen de descenso; el Antonov estaba cayendo. El Capitán (PIC) ordenó a todos los ingenieros, que estaban con paracaídas de emergencia, abandonar el avión; sólo uno obedeció y saltó a través de la trampilla de emergencia (fue el único superviviente).  

 

Los pilotos seguían intentando controlar el avión y hacer un regreso de emergencia a Gostomel. Para ayudarlos, Antonov desplegó un turbohélice An-22 para volar en paralelo para servir como referencia de navegación e información de parámetros (velocidad, la altitud y el ángulo de ataque) para la tripulación del An-124 severamente dañado. En cierto momento, basándose en la escolta del turbohélice, determinaron que estaban a una velocidad aproximada de 243 nudos, excesiva para un posible aterrizaje de emergencia; para reducirla, el Capitán (PIC) decidió extender los flaps —superficies hipersustentadoras—, sin embargo, debido a fallas hidráulicas, hubo una asimetría, disminuyendo el ángulo de la nariz a unos 13º debajo de la línea del horizonte. Con el sistema compensador también dañado, acentuó aún más el régimen de descenso y el control del Ruslán se ha vuelto irrecuperable. 

Impactó contra la copa de árboles de unos 30-40 metros en un bosque a unos 43 kilómetros (23 millas náuticas) del aeródromo de origen, explotando en llamas; desafortunadamente, de los ocho a bordo, no hubo sobrevivientes. El único superviviente, con heridas, fue el ingeniero que saltó de paracaídas tiempos antes, obedeciendo la orden del Capitán, quien se negó a abandonar su puesto hasta el final. Hasta hoy, las causas del accidente nunca se han revelado; sin embargo, según personas que trabajaban en Antonov en la época, de manera extraoficial, la sospecha es que una colisión con un pájaro durante el despegue o ascenso inicial, provocó daños en la nariz. Así, el incremento de la velocidad y la fuerte resistencia aerodinámica en la estructura dañada en el vuelo de pruebas, ha resultado en el colapso de la nariz.

Ensamblado en 1984, fue el tercero prototipo de pruebas del An-124 Ruslán, realizando su primer vuelo el mismo año con la matrícula CCCP-680345 (s/n 19530501003). Posteriormente, recibió la matrícula soviética CCCP-82002, la misma que siguió luciendo hasta su accidente. En 1985, fue dicho avión que se presentó y se mostró al público en el Salón Aeronáutico de París (PAS) por su fabricante Antonov Design Bureau.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...