La historia de la siempre épica Pan Am

En la mente de todos los apasionados de la aviación vive Pan Am, a 30 años de su declaratoria de bancarrota no se borra de la mente y corazón de todos. Fundada en 1927, Pan American World Airways, marcó las pautas para lo que hoy en día es la aviación comercial. La icónica aerolínea sentó las bases y los primeros récords que acompañan hasta hoy a fabricantes y usuarios.

Los orígenes de Pan Am se remontan al 14 de marzo de 1927 cuando es creada con el nombre Pan American Airlines. Fue creada por dos comandantes de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. En ese momento, la aerolínea solo tenía el nombre y una cuenta de banco. Su idea inicial era buscar fondos para capitalizar la próxima aerolínea. De este modo, logró recaudar $250,000 dólares con lo que pudo iniciar operaciones en octubre de ese mismo año. Para arrancar los vuelos solo contaba con una aeronave hidroavión Fairchild FC-2.

Con el propósito de aumentar su mercado, Pan Am aceptó un contrato gubernamental para realizar la entrega de correos de manera aérea. Las áreas de entrega abarcaban Key West, Florida y la Habana en Cuba. Con menos de un año de su creación, un empresario visionario de la aviación tomó los controles de Pan Am. Se trataba de Juan Trippe, quien introdujo los vuelos de pasajeros a la pequeña aerolínea. Para ello ejecutó una campaña de mercadotecnia en conjunto con Bacardí, sí la productora de ron.

Con esa atractiva mecánica, Pan Am motivaba a los ciudadanos estadounidenses a volar hacia Cuba. Yendo a la isla caribeña podría huir de la ley de prohibición del alcohol de Estados Unidos y disfrutar del ron y sol de Cuba. Esta inteligente estrategia hizo que Trippe llevará a Pan Am a la expansión por los destinos turísticos cercanos a Florida.

Para 1930, Pan Am aumentó su alcance y ya operaba a diferentes rutas hacia Centro y Sur de América. A estos destinos llegaban gracias a sus hidroaviones y clippers. Como nota curiosa, debido a que desde un inicio usaban hidroaviones, los Pilotos de Pan Am usaba uniformes similares a los Capitanes marítimos. Como sabemos, esta es una decisión que ha influenciado hasta nuestros días.

Avanzando a un ritmo constante, pasaron los años y el crecimiento de Pan Am. Dos décadas después de volar pequeñas aeronaves, la aerolínea estadounidense comenzó a operar jets. Con eso inició una estrecha relación entre Pan Am y Boeing. Además, marcó el inicio de una era que llevó a un boom mundial a la icónica aerolínea.

En 1955 Pan Am realizó una orden por 20 Boeing 707, convirtiéndose en el cliente de lanzamiento del que sería el avión estrella en el auge de la aviación comercial. Tres años más tarde, el 26 de octubre de 1958, Pan Am comenzó a operar los vuelos desde Nueva York a Paris. Un vuelo de ocho horas que debía realizar una escala para recargar combustible en Canadá.

RELACIONADO
Virgin Atlantic organizará una cena a bordo de un Boeing 747 como parte de su despedida

Ese año Pan Am se autodenominó “The wold’s most experienced airline” (“La aerolínea más experimentada del mundo”). La línea aérea estadounidense estaba conquistando el mundo. En 1958 Pan Am llegaba todos los continentes de la Tierra, solo con excepción de la Antártida. Su estilo de viaje se hizo de conocimiento público. El glamour, la comida, el servicio a bordo y hasta sus tripulantes se volvieron el cliché de la aviación.

Con esta ola en crecimiento del transporte aéreo, la compañía se sintió confiada en hacer una fuerte inversión. En 1966 Pan Am decidió implementar más de 500 millones de dólares (lo que actualmente serían 4,000 millones) en una gran flota de Boeing 747. En 1970, Pan Am transportó 11 millones de pasajeros alrededor de millones de kilómetros. Todo parecía ir bien, sin embargo, la poderosa inversión tendría resultados contrarios a futuro.

En octubre de 1973 la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo, decidieron realizar un embargo a los países que apoyaran a Israel en la Guerra Yim Kippur. Entre los afectados con esa acción se encontraba Estados Unidos. Por lo anterior, en marzo de 1994 el precio del petróleo se fue a las nubes y aumentó en un 400% su precio.

Este fue un golpe directo para Pan Am sobre otras aerolíneas de Estados Unidos. Dicha aerolínea era la única que efectuaba vuelos de largo alcance y, por tanto, la que requería más combustible. Además, el Boeing 747 tampoco era rentable realizar rutas domésticas. Y falta sumar que por obvias razones, Estados Unidos sufrió una crisis económica que retrajo la demanda de vuelos.

Todo el panorama que sucedía alrededor ponía a Pan Am en una situación de sobrecapacidad lo cual no es nada bueno para ninguna empresa. Como resultado de estas complejidades, entre 1969 y 1976 Pan Am perdió $364 millones de dólares. Fue entonces cuando la aerolínea intentó añadir vuelos domésticos proponiendo una fusión con líneas como American Airlines o United Airlines. No obstante, las compañías regionales se negaron e incluso acusaron ante el Congreso de EE. UU., que Pan Am quería llevar a cabo prácticas monopólicas.

Aunado a lo anterior la Junta Aeronáutica Civil negó en diversas ocasiones el permiso para operar en el país. Sin embargo, en 1978 pasó a nivel federal la Ley de Desregulación de las Líneas Aéreas. Con ella, el gobierno ya no podía controlar las rutas y Pan Am estaba autorizada a trabajar en ese esquema. Una vez aprobada dicha ley, Pan Am compró National Airlines por 437 millones de dólares para poder hacer uso de las rutas nacionales y sobrevivir a la crisis que padecía.

Esto conllevó un montón de problemas pues eran dos aerolíneas contrastantes. Por un lado, Pan Am era la aerolínea sofisticada, mundial y de grandes aviones y National Airlines era una pequeña aerolínea del sureste. Sus aviones no eran los mismos y el manejo en general era distinto. Un año después de la fusión de las aerolíneas, Pan Am perdió 18.9 millones de dólares aun cuando vendió por $400 millones su icónico edificio de Manhattan.

Pese a todo, Pan Am seguía sobreviviendo pues era la épica y legendaria aerolínea que todos conocían y en la que todos confiaban. O así era hasta el 21 de diciembre de 1988 cuando el vuelo 103 de Pan Am sufrió un terrible accidente. En el vuelo del Aeropuerto de Londres-Heathrow a Nueva York, una bomba fue colocada en el avión estadounidense y cuando volaba sobre un pueblo de Escocia llamado Lockerbie, explotó.

Las 259 personas a bordo del avión y once pobladores de Lockerbie fallecieron. Las autoridades encontraron culpable y negligente a Pan Am. Todo se dirigió a las fallas en los protocoles de seguridad de la compañía. La imagen ante la gente y las pérdidas económicas por la bomba de Lockerbie le costaron a Pan Am $350 millones de dólares. Esa fue la gota que derramó el vaso de la clásica aerolínea.

El 8 de enero de 1991 Pan Am se declaró en bancarrota. Después de una feroz guerra por adquirir Pan Am, Delta Air Lines logró la mayoría al precio de 1.4 billones de dólares. Con ello avanzó en las rutas europeas y el Pan Am Worldport en la terminal JFK del aeropuerto de Nueva York. Pan Am esperaba fusionarse con Delta y con esos sobrevivir, pero, al darse cuenta esta última de que Pan Am perdía $3 millones al día, se detuvo el flujo del dinero. Y así, como cae el ocaso del sol, el 4 de diciembre del 1991 salió una llamada de la oficina central de Pan Am diciendo: “Shut it down” (apágalo). 

Foto: Flicker /Aero Icarus

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...