La renuncia o salida del Secretario de Comunicaciones de México Javier Jiménez Espriú se da en un momento muy crítico en la aviación mexicana por los efectos ya conocidos por el COVID y las restricciones impuestas a las aerolíneas, unas por el estado, otras por las mismas aerolíneas.

Quedarnos sin cabeza de sector, en otro momento político hubiera sido normal, hace un par de sexenios tuvimos 3 diferentes secretarios en un solo periodo de gobierno nacional.

A pesar de que la entidad aeronáutica civil directamente responsable es la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), esta Agencia (que debo decirlo, está muy bien dirigida), aún no puede separarse del todo de la SCT y gozar de autonomía de gestión y presupuestal, lo que la aviación civil desesperadamente necesitaba desde hace décadas para la modernización del sector.

Quien llegue a ocupar el cargo de Secretario de Comunicaciones tiene un reto verdaderamente grande porque a penas la industria aérea comercial estaba reiniciando operaciones en un entorno económico muy, muy complicado.

Lo que nos queda es esperar que la persona designada tenga conocimiento del sector aéreo o al menos, se deje asesorar en el tema.

No es requisito saber o conocer de todos los temas en la SCT, pero si es una obligación el escuchar a los asesores y por supuesto, a los diversos grupos que conforman el extenso universo aeronáutico de la República Mexicana.

Tenemos muchos tipos de aviaciones en México, pero un solo reglamento y una sola ley para todas por lo cual, es necesario modificarlas, modernizarlas y ajustarlas a las circunstancias.

No solo ajustarlas para esta época de crisis sino preparar al sector para las siguientes fases de recuperación y muy posiblemente, un rebrote del virus que tanto daño ha hecho en el mundo.

  • author's avatar

    Por: Guillermo Galvan

    20 años en aerolíneas, instructor teórico aeronáutico, especialista factores humanos en aviación, melómano, cafeinómano. Sigue mi Columna ‘Nivel de Vuelo’ todos los lunes.

  • author's avatar


Deja tu comentario.