Es tentador pensar en la crisis actual como algo que algún día desaparecerá, o al menos esto puede suceder si nos esforzamos lo suficiente. Pero lo más probable es que esa no sea la forma en que deberíamos estar pensando.

«Lo que esperamos es que cambie en los próximos meses o años, es que tendremos dos cambios de juego: vacunas o pruebas rápidas», dijo Andrija Brstina, Gerente de Planificación de Operaciones Hub & Midfield en Etihad Airways en Air Convention Digital Week 2.0. Con más de 250 instituciones trabajando en la vacuna y el despliegue esperado en el cuarto trimestre de 2020, hay una buena posibilidad de que suprima el brote a niveles no pandémicos.

“Es difícil imaginarlo realmente, y es más probable que no suceda. La vacuna podría ayudarnos a suprimir la circulación de COVID-19, pero el virus definitivamente estará circulando y habrá brotes esporádicos”, dijo Brstina.

Tal desarrollo no sería una sorpresa, considerando la falta de disponibilidad de atención médica adecuada, la poca confianza en las instituciones médicas y otros problemas que enfrentan muchas comunidades del mundo.

Esto significa prepararse para cambios a largo plazo, y adaptar la funcionalidad de un aeropuerto a las nuevas condiciones. Dicha adaptación debería incluir todos los pasos por los que pasan los clientes del aeropuerto, desde su salida de casa hasta la llegada al nuevo destino. Requerirá inversiones importantes e innovación significativa, pero simplemente no hay otra manera si estamos esperando el retorno de la demanda.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter

    Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar

Deja tu comentario.