«Link» o «Blue Box»: el primer simulador de vuelo

Hoy en día damos por sentado que los pilotos practiquen sus primeras horas de vuelo y cursos recurrentes en un simulador. En la actualidad nos parece bastante común que en un enorme cubo se pueda vivir la experiencia de simulación, pero ¿te has preguntado de dónde datan estas máquinas? Hoy te contamos de Link Flight Trainer, el simulador de vuelo que dio pie para llegar a los que hoy conocemos.

Si bien uno podría pensar que el simulador de vuelo vino de la mano con las computadoras esto no fue así. El pionero Link también conocido como Blue box, fue construido en 1929 -en Binghampton, Nueva York- por el inventor Edwin Albert Link. Este simulador de vuelo obtuvo su patente en 1931.

Link Flight Trainer utilizaba un sistema de movimiento neumático accionado eléctricamente para simular el movimiento del vuelo. Estaba impulsado por fuelles de cuero inflables y un motor de vacío. Gracias a esto, se controlaba el cabeceo (nariz hacia arriba o hacia abajo), el balanceo (ala hacia arriba o hacia abajo) y la guiñada (nariz hacia la izquierda o hacia la derecha).

Al inicio de su historia, solo era usado en parques de diversiones, pero todo cambión tres años después. En 1934 la Corporación Aérea del Ejército de los EE. UU. (Army Air Corp), perdió seis elementos en una semana y esto hizo que la demanda del simulador Link aumentara sus ventas. Tras los accidentes de los militares, el Army Air Corp compró seis equipos del simulador Link.

RELACIONADO
¿Para qué se utilizan las luces de navegación?

Fue con eso que la ahora Link Aeronautical Corporation despegó. Después del pedido de Estados Unidos, siguieron otros desde Japón e incluso la Unión Soviética. Este crecimiento permitió que Edwin A. Link siguiera perfeccionando su simulador. Con el tiempo le agregó un indicador de velocidad del aire, un altímetro y un horizonte artificial.

El boom del simulador vino al estallar la Segunda Guerra Mundial. Durante esta bélica época, Link se consolidó como la herramienta estrella entre las Fuerzas Aéreas. Para ese entonces, proveyó de 10,000 simuladores para capacitar a más de 500,000 pilotos de las fuerzas aliadas. De acuerdo con reportes del Congreso de EE. UU., el simulador permitió un ahorro de $130 millones de dólares y salvó al menos 524 vidas.

Con el tiempo, la Link Aeronautical Corporation se convirtió en L-3 Simulation &Training.  Actualmente la compañía se ha enfocado en desarrollar simuladores aeroespaciales. Por su parte, el original Link, se encuentra exhibido en el Museo de Ciencia y Tecnología (MOST, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Siracusa en Nueva York.

https://youtu.be/yAlcVOl2x1c

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...