Mujer muere de COVID-19 en vuelo de Spirit Airlines

Cuando Spirit Airlines se enteró de que una mujer de Texas había muerto de COVID-19 en uno de sus vuelos en julio, la aerolínea alertó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y recibió un reconocimiento de la agencia.

Sin embargo, el portavoz de Spirit, Erik Hofmeyer, dijo que las autoridades de salud nunca le pidieron que compartiera los manifiestos de pasajeros para ayudar a localizar a las personas que podrían haber estado expuestas.

Los funcionarios estatales de salud en Nuevo México, donde la mujer fue declarada muerta después de que el vuelo con destino a Dallas fue desviado a Albuquerque, reconocieron que no investigaron, al igual que los CDC.

Lo primero que los compañeros de viaje de la mujer, probablemente escucharon, es que su muerte fue causada por el virus obtenido en octubre, cuando The Washington Post y otras organizaciones de noticias pudieron determinar en qué vuelo había estado la mujer, basándose en detalles limitados sobre el caso, mismos que se dieron a conocer por funcionarios del condado de Dallas. En ese momento, ya era demasiado tarde para que la información fuera útil para ayudar a frenar la posible propagación del virus.

La muerte de la mujer fue un ejemplo extremo de un caso de coronavirus en vuelo, destacándose las fallas en los esfuerzos de la nación para proteger a los ciudadanos y mejorar la seguridad de los viajes aéreos durante la pandemia. Tanto el CDC como los investigadores externos dicen que los límites en el rastreo de contactos y las pruebas posteriores han dificultado determinar cómo los viajes aéreos pueden estar propagando el virus.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter

    Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...