En un nuevo incidente esta semana, el ATR 42-500 de Pakistan International Airlines (PIA), matrícula AP-BHI, perdió uno de los tornillos de una de las ruedas del tren principal derecho, durante el aterrizaje en el Aeropuerto de Gilgit, ubicado a unos 275 kilómetros (148 millas náuticas) al noreste de la capital paquistaní Islamabad, la tarde de este viernes 12 de junio. Como resultado del incidente, la Autoridad de Aviación Civil de Pakistán (PCAA) anunció la puesta en tierra del turbohélice para una detallada inspección y eventual reparación, mientras investiga el sucedido. 

En el momento del incidente, el avión cumplía el vuelo PK605, que despegó del Aeropuerto Internacional de Islamabad a las 07:12LT (GMT+5) en dirección a Gilgit, ciudad con importancia turística y uno de los principales puntos de partida para de montañismo hacia las cordilleras del Karakórum y del Himalaya. Todo el vuelo transcurrió con normalidad, aterrizando con seguridad en el aeródromo de destino una hora y quince minutos más tarde, a las 08:27LT. 

Los pasajeros han desembarcado con normalidad y mientras el avión era inspeccionado durante la preparación para el vuelo de regreso a la capital paquistaní, los pilotos han descubierto que uno de los tornillos de una de las ruedas del tren principal derecho, se había soltado en algún momento del vuelo anterior. Posteriormente, el tornillo fue localizado sobre la única pista (07/25) del aeródromo, que dispone de 1.646 metros de longitud. El vuelo PK606 a Islamabad fue cancelado y el avión, dejado en tierra para reparación.

La información rápidamente ganó prominencia en los periódicos del país asiático, todavía conmovido por la tragedia del vuelo PK8303 ocurrido en Karachi a finales de mayo, que resultó en la muerte de 97 pasajeros y tripulantes a bordo, además de una niña de 12 años en tierra; el accidente provocó una serie de preguntas sobre la seguridad de la aerolínea estatal paquistaní, a menudo involucrada en accidentes e incidentes. Anteayer, un A320ceo de la aerolínea que volaba entre Riad y Multán, realizó un aterrizaje de emergencia en Karachi, después que la tripulación detectó un fallo en una de las puertas. Luego de una inspección en tierra, se decidió a proceder nuevamente al embarque de los pasajeros, que comenzaron a quejarse con la aerolínea y las autoridades, pues ya no subirían en el avión con problemas. 

Como resultado del nuevo incidente registrado al día de hoy, la Autoridad de Aviación Civil de Pakistán (PCAA) anunció la puesta en tierra del turbohélice que perdió el tornillo para una detallada inspección y eventual reparación, además de señalar que investigará el sucedido. En los últimos doce meses, según datos con los datos consultados por nuestra sala de redacción, la aerolínea ha sufrido al menos quince incidentes, incluyendo recurrentes fallos de motor, excursiones de pista y desprendimiento de piezas y componentes, como la salida de emergencia de un ATR 42, que se abrió y cayó durante el aterrizaje en el Aeropuerto de Sukkur en febrero pasado. 

Fotos: Historyofpiadotcom/Twitter

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.