Boeing y FAA culpables por los accidentes del 737 MAX aseguran representantes de EE.UU.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Después de 18 meses de la investigación de los accidentes del vuelo 610 de Lion Air y 302 de Ethiopian Airlines, ambos ocurridos en aviones Boeing 737 MAX y que terminaron con la vida de 346 personas, se logró revelar las fallas que tuvieron tanto el fabricante norteamericano en su construcción, así como la Administración Federal de Aviación (FAA) en su certificación.

Al respecto la Cámara de Representantes de los Estados Unidos emitió un informe el pasado 16 de septiembre que menciona: «los choques no fueron el resultado de una falla singular, un error técnico o un evento mal administrado», así dijo la mayoría demócrata del Comité de Infraestructura y Transporte de la Cámara de Representantes.

En el informe altamente crítico continúan diciendo: «fue la terrible culminación de una serie de supuestos técnicos defectuosos de los ingenieros de Boeing, una falta de transparencia por parte de la gerencia de Boeing y una supervisión extremadamente insuficiente por parte de la FAA«.

En marzo de 2019 se emitió una advertencia global donde se pedía que se quedaran en tierra todos los aviones Boeing 737 MAX, después del accidente del vuelo 302 de Ethiopian Airlines cerca de Addis Abeba que le arrebató la vida a 157 personas a bordo.

Este accidente parecía ser inquietantemente parecido al que ocurrió en octubre de 2018, donde un MAX propiedad de Lion Air impactó contra terreno en Indonesia, terminó con la vida de 189 personas a bordo.

En el informe se mencionan una serie de problemas en el diseño del avión, así como los procesos para otorgar el certificado de aeronavegabilidad por parte de la FAA. «Boeing falló en su diseño y desarrollo del MAX, y la FAA falló en su supervisión de Boeing y su certificación de la aeronave«, menciona el informe.

Al respecto el fabricante norteamericano mencionó que: «aprendió muchas lecciones difíciles como empresa de los accidentes … y de los errores que hemos cometido«. Mencionó que han cooperado plenamente con el comité de la Cámara y que el trabajo de diseño revisado en el 737 MAX había recibido una revisión interna y externa intensiva que involucró más de 375,000 horas de ingeniería y pruebas y 1,300 vuelos de prueba.

La constructora norteamericana hizo, «suposiciones de diseño y rendimiento defectuosas«, especialmente con respecto a un sistema de seguridad clave, llamado MCAS, que estaba relacionado con ambos accidentes. Boeing tenía «información crucial de la FAA, sus clientes y los pilotos del 737 MAX«, incluido «ocultar la existencia misma del MCAS a los pilotos del 737 MAX«.

El MCAS, que fue diseñado para ayudar a contrarrestar la tendencia del MAX a ascender, podría activarse después de los datos de un solo sensor. Ahora la FAA exige nuevas medidas de seguridad para el dicho sistema, incluido el requisito de recibir datos de dos sensores.

Los legisladores han propuesto numerosas reformas, para reestructurar la forma en que la FAA supervisa la certificación de aeronaves. Un comité del Senado abordó un proyecto de reforma el pasado 16 de septiembre. Además los legisladores sugirieron que Boeing solo estaba motivado para reducir costos y actuar rápidamente para llevar el 737 MAX al mercado.

  • author's avatar

    Por: Miguel Márquez

    Licenciado en Diseño Gráfico, con más de 15 años en medios de comunicación, editor y productor de medios audiovisuales, espacios radiofónicos y podcast. Soy un hombre, Amoroso, Poderoso, Abundante y Libre.

  • author's avatar


Deja tu comentario.

También te podría gustar...