Mujeres piloto, volando cada vez más alto

“Las mujeres, como los hombres, deben tratar de hacer lo imposible. Y cuando no logran hacerlo, su fracaso debe ser un desafío para los demás”

Esta fue tan solo una de las célebres frases de Amelia Earhart, quizá una de las pilotos más famosas y cuya historia la recuerda cómo la primera mujer en volar sola el Océano Atlántico y sin escalas, antes de su misteriosa desaparición.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no se felicita, pero se conmemora. Se conmemora la ardua lucha de cientos de mujeres que han buscado y continúan buscando igualdad de oportunidades y derechos frente al varón, ideales de paridad y equidad, de los cuales muchos, siguen siendo utópicos. A lo largo de la historia, el sexo femenino ha tenido injerencia en el mundo aeronáutico, desde los primeros vuelos en globo aerostático, hasta hoy en día como comandantes de aeronaves civiles y militares.

De acuerdo a la Sociedad Internacional de Mujeres Pilotos de Líneas Aéreas (ISWAP por sus siglas en inglés), únicamente un 5% de pilotos de aerolíneas son mujeres en el mundo, esto quiere decir que por cada 20 vuelos que usted tome, solamente uno de estos será piloteado por una mujer.

De acuerdo a la Administración Federal de Aviación en los Estados Unidos (FAA) un 12% de los estudiantes piloto son mujeres en ese lugar, en donde la industria es la de mayor dimensión a nivel global.

El país con mayor número de pilotos femeninas es la India, con un 13% de mujeres en las plantas laborales de las principales aerolíneas. 

Aunque estos datos siguen siendo bajos y desproporcionados, cada vez son más las mujeres que deciden estudiar la carrera de piloto aviador y empezar a surcar los cielos en las distintas partes del mundo, ya sea transportando pasajeros, carga, o en aeronaves militares, acrobáticas y de paracaidismo.

La India es el país con mayor número de mujeres en aerolíneas (Foto: India Times)

El empoderamiento de la mujer en los últimos años, ha traído aparejado el rompimiento de ciertos estereotipos con ideales misóginos que lamentablemente nos recuerda la historia, sin embargo y como resultado de la constante evolución social, se sabe y se comprueba una vez más que las labores realizadas por un piloto hombre, pueden ser también ejecutadas en exactitud por una mujer.

A pesar de que el número de pilotos femeninas que trabajan actualmente en la aviación va en constante aumento, esta nunca ha sido ajena al mundo aeronáutico, inclusive ha incursionado desde sus inicios.

Historia de las mujeres en aviación

Curiosamente existe una palabra para nombrar a las mujeres piloto: “aviatrices” proveniente de “aviatrix”, sin embargo esta palabra nace del idioma inglés y el Diccionario de la Lengua Española no la integra como tal.

Si bien, la aviación como industria no comenzó a desarrollarse hasta inicios del siglo XX, los primeros datos históricos que se tienen, determinan que la primera mujer en volar fue la francesa Élisabeth Thible, la cual sobrevoló en un globo aerostático la ciudad de Lyon en 1784.

A principios del siglo XIX, otra fémina francesa de nombre Sophie Blancard, fue la primera mujer en desarrollar una carrera como “aeronauta” de globo aerostático, inclusive años después (1810) fue nombrada por Napoleón Bonaparte como “Aeronauta de Eventos Oficiales” y sus funciones radicaban en la realización de espectáculos aéreos que eran ofrecidos por dicho emperador a sus súbditos.

Retrato de Sophie Blancard (Foto: Wikimedia Commons)

Otra mujer destacada en la aviación (y poco conocida) fue Katherine Wright “la compañera silenciosa”, hermana de Wilbur y Orville, los creadores del primer aeroplano impulsado con un motor en 1903. Katherine apoyó a sus hermanos económica y emocionalmente durante sus muchos proyectos. Rápidamente, ella comenzó adentrándose en la aeronáutica y en los bastos descubrimientos de su familia, su carácter extrovertido y amigable ayudó a promocionar el trabajo de sus hermanos en Europa, ya que ellos eran más tímidos.

Katherine Wright (derecha) y Wilbur Wright (Izquierda) (Foto: North Carolina Public Radio)

En 1910 Raymonde de Laroche fue la primera mujer que obtuvo una licencia de piloto y seguida de ella, más mujeres comenzaron a obtener sus licencias y a volar aeronaves acrobáticas, de exhibición, y combate.

En la década de los años 30 la estadounidense Ellen Church, quien se desempeñaba como piloto y enfermera, propuso a los ejecutivos de empresas que funcionaban como taxis aéreos que permitieran a las mujeres ejercer funciones de servicio abordo, después fue contratada por una de estas empresas junto con otras 7 mujeres, convirtiéndose en las primeras sobrecargos a nivel mundial.

Durante esa misma década Hellen Richey se convirtió en la primera mujer piloto en ser contratada por una aerolínea en los Estados Unidos.

En la Segunda Guerra Mundial, distintas mujeres participaron en como pilotos, mecánicos y controladoras aéreas, incluso en los Estados Unidos se estableció un grupo llamado Women Airforce Service Pilots, cuyas funciones radicaban en realizar pruebas en aeronaves de combate y entrenar otros pilotos.

Women Airforce Service Pilots durante los años 40 (Foto: U.S Air force)

Con la introducción de los aviones jet, a mediados del siglo XX, comenzó el glamour en la industria, una época que resulta impensable en nuestros días. La introducción de las elegantes sobrecargos que eran en su mayoría mujeres, trabajando para Pan American World Airways y TWA, y las cuales eran consideradas como auténticas celebridades, sin embargo, esto trajo consigo innumerables estereotipos, los cuales han ido despareciendo, con la creciente participación de sobrecargos varones.

En 1963, Betty Miller se convirtió en la primera mujer en cruzar sola el Océano Pacífico, y 10 años después American Airlines contrató a su primera piloto femenina, además en la década de los años 80 la misma American Airlines, lanza su primer vuelo tripulado únicamente por mujeres.

Betty Miller en un Piper Apache (Foto: Betty Miller Collection)

Estos son tan sólo unos pequeños datos, de la participación activa de las mujeres en la aviación.

En pleno siglo XXI, continúa el aumento de más y más mujeres que buscan encontrar un lugar en la aviación. Algunas aerolíneas incluso buscan tener cierto porcentaje de mujeres en sus plantas de pilotos, tal es el caso de la “low cost” británica easyJet, la cual busca que el 15% de sus pilotos sean mujeres.

¿Y en México?

En la República mexicana, la primera mujer en obtener una licencia de piloto fue Irma Walker Limón hace 73 años.

Hasta 2016, se tenía un registro de un 2.4% de mujeres piloto en las principales aerolíneas del país, tomando en cuenta que ese mismo año la plantilla total de tripulantes fue de casi 4,000 personas.

En agosto del año 2015, se realizó un vuelo histórico en la historia de la aviación mexicana, un Boeing 777 de Aeroméxico tripulado por 13 mujeres, 3 pilotos y 10 sobrecargos, realizó la ruta en Aeropuerto Internacional de Tijuana y el Internacional de Shangai en China, convirtiéndose en el primer vuelo transoceánico de una aerolínea mexicana.  

Capitán Verónica Cervantes y su tripulación en el primer vuelo transpacífico comandado por mujeres (Foto: Aeroméxico)

Conociendo a una piloto

Entrevistamos a la Capitán Sofía de Haas Martínez, una joven mexicana de 26 años que si bien comenzó a estudiar la carrera de diseño gráfico, fue cuestión de tiempo para que ella se diera cuenta que anhelaba con poder volar.

  • ¿En qué momento te diste cuenta que tu sueño era ser piloto?

Pues siempre me llamó la atención, pero por barreras que yo misma me puse, fue algo que siempre vi muy lejano.

Empecé a estudiar la carrera de diseño y cuando iba en segundo o tercer semestre, un día estaba en el aeropuerto esperando a abordar un avión, y justo cuando vi llegar a los pilotos de mi vuelo, pensé que ese debería de ser mi lugar y no donde estaba yo en ese momento.

A pesar de que ya sabía a lo que me quería dedicar, consideré que tenía que apegarme a la decisión que había tomado y continué con mi carrera de diseño, finalmente me gradué y entré a trabajar.

Donde trabajé era un lugar muy padre y me gustaba mucho, pero no era algo me llenaba. Un día, uno de los consultores me preguntó que cuál habría sido el trabajo de mis sueños y sin pensarlo le contesté que volar un avión, y bueno, él se rio.

Pasó el tiempo y cada vez que reflexionaba lo que podría hacer el resto de mi vida, y que me hiciera la persona más feliz del mundo, no podía visualizar otra cosa que no fuera dentro de la cabina de un avión.

  • ¿Fue difícil para ti abandonar tu trabajo y carrera para irte a estudiar piloto?

No, lo difícil fue tomar la decisión, pero una vez que lo hice, todo lo demás fluyó. Nunca me había sentido más motivada en toda mi vida.

  • ¿Cómo fue para ti, el estudiar en una escuela donde había pocas mujeres?

Diferente, porque venía de una carrera donde la mayoría éramos mujeres y pasé a un extremo en dónde la mayoría eran hombres, pero aunque había aproximadamente un 15% de mujeres contra un 85% de hombres en mi escuela de aviación, siempre encontramos mucho apoyo y buscábamos ayudarnos entre nosotras, además de que nos alegrábamos mucho de nuestros logros durante el entrenamiento.

  • ¿En tu carrera profesional como piloto, has notado un trato desigual entre hombres y mujeres?

Por lo que me ha tocado vivir en la escuela, como lo que he observado en aerolíneas, es totalmente igual el trato de mujeres y hombres, lo que estudias es lo mismo, los exámenes que tienes que pasar son los mismos, por lo que no he notado ninguna diferencia.

  • ¿Qué diferencias observas entre una mujer y un hombre piloto?

Creo que no hay muchas diferencias entre ser un hombre o una mujer piloto, al final los dos buscan estar en la misma cabina como primer oficial o capitán. Veo más una diferencia entre los que estudian y ponen dedicación en su profesión y los que no lo hacen, independientemente de si son hombres o mujeres.

  • ¿Cómo te ves en un futuro? ¿Qué avión te encantaría poder volar?

En un futuro me veo en un avión heavy, me encantaría volar el Boeing 787 o un Airbus A350 y en algún momento también me encantaría ser capitán, así me veo.

  •  ¿Qué es para ti ser una mujer piloto?

Ser capaz, ser capaz de alcanzar las metas que te propongas y perseguir tus sueños, aunque eso signifique romper estereotipos.

A pesar de que está creciendo mucho el porcentaje de mujeres pilotos en el mundo, todavía hay gente que llega conmigo y me dice que yo soy la primera mujer piloto que conocen, pero ya estando en el medio te das cuenta que así como yo, hay muchas otras.

  • ¿Qué le aconsejarías a las muchas mujeres y niñas que sueñan con ser piloto?

Les aconsejaría que no lo vean como un sueño lejano así como alguna vez yo lo vi, decirles que es tan posible como cualquier otra carrera y que el hecho de ser mujer no te limita para nada, y aunque sí es un estilo de vida diferente a comparación de un trabajo común en el que siempre sabes que horario te va a tocar, todo vale la pena ya que estás en la cabina haciendo lo que más te gusta.

Sofía de Haas Martínez

Mujeres, volando cada vez más alto.

Y así como Sofía de Haas, son decenas de mujeres que buscan alcanzar sus sueños de volar, rompiendo estereotipos en una realidad más creciente de igualdad de oportunidades en relación con años anteriores, sin embargo, todavía falta mucho por hacer.

Es por ello que en este Día Internacional de la Mujer, hacemos tributo a los cientos de mujeres que de manera directa o indirecta, han participado, participan y participarán en la industria aeronáutica, ayudando a fortalecerla y trabajando de la mano con el sexo masculino para poder brindar un importante y noble servicio a la sociedad.

 

Foto de Portada: The Independent UK

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com