Piloto es rescatado 36 días después de quedar atrapado en el Amazonas

En las películas encontramos historias maravillosas e increíbles en el más estricto de la palabra. Muchas de esas ocasiones son en especial las que dicen “Basadas en la vida real” pero hoy, la vida nos enseña que la realidad supera la ficción. La historia de un piloto brasileño que -tras sufrir un accidente aéreo en un el Amazonas- fue rescatado 36 días después.

El nombre detrás de esta hazaña es Antonio Sena, un piloto brasileño de 36 años. Hace casi cinco semanas salió de Alenquer -en el estado de Pará- al norte del río Amazonas. Sosa despegó a bordo de un Cessna 210 y tenía como destino final Almeirim. Sin embargo, ese 28 de enero, las cosas no iban a salir conforme a lo planeada y la vida del piloto brasileño estaba por cambiar.

En un momento del vuelo, el piloto comenzó a notar que algo no iba bien. De acuerdo con las primeras declaraciones se trató de un fallo de motor, aunque aún no hay declaraciones por parte de las autoridades. Derivado de las complicaciones con el motor, Antonio Sosa decidió hacer un aterrizaje de emergencia en medio de la imponente selva del Amazonas.

El piloto brasileño logró aterrizar el Cessna 21 en la espesa Amazonas; después de estar en tierra firme, alistó todo para salir de la aeronave. Tan pronto como terminó la maniobra, Sena tomó una mochila, pan y algunas otras pertenencias y logró sacarlas antes de que el avión se prendiera en llamas. Al ver la aeronave consumirse, considero que lo más sensato sería quedarse ahí para que, cuando fueran los servicios de rescate, pudieran verlo y fuera auxiliado.

RELACIONADO
Air Connection Express firma acuerdo para seis Bombardier Q400

Esa fue su estrategia los primeros cinco días: quedarse a un lado del Cessna calcinado a la espera de la ayuda. Al ver que nadie lo encontraba sumado a que el hambre y la desesperación aumentaban, Antonio decidió arriesgarse a introducirse en la espesa Amazonas en busca de apoyo. Fue entonces que comenzó su camino tratando de encontrar a alguien que le ayudara a volver a casa.

Las siguientes semanas, Sena sobrevivió a las inclemencias de la Amazonas y subsistió a base de agua y huevos de aves. Los días transcurrían a la par que los kilómetros caminados y no se cruzaba con ningún humano. Fue hasta el sábado 6 de marzo que encontró a un grupo de recolectores de castañas. La esperanza volvió al piloto brasileño y se acercó a pedir auxilio. Las personas que encontró Sena avisaron a las autoridades y fue entonces que Antonio logró volver con su familia.

Tras e contacto de los recolectores, el 8 de marzo fue rescatado de la selva del Amazonas a través de un helicóptero por elementos de las autoridades. Las primeras declaraciones del Piloto brasileño Antonio Sena fueron:

Lo único que me mantuvo fuerte y que me permitió salir con vida de esta situación, fue el amor que tengo por mi familia, y el deseo que tenía de volver a ver a mis padres y a mis hermanos. Esta es una historia de amor y de fe.”

 Tras ser sacado de la selva del Amazonas, fue trasladado a un hospital en la localidad de Sena para realizar un chequeo médico. Milagrosamente, el piloto no sufrió más que deshidratación, algunas heridas menores y por supuesto, una pérdida de peso. No obstante, nada de lo anterior fue grave y fue dado de alta a la brevedad. Sin duda la historia de Antonio Sena, el Cessna 210 y la Amazonas son increíbles.

https://youtu.be/9CBmFIt7j08

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...