Piloto se queda inconsciente durante vuelo de entrenamiento en Australia

Un piloto en vuelo de entrenamiento se quedó 40 minutos inconsciente en espacio aéreo australiano cerca de la capital Adelaida, informó la Oficina Australiana de Seguridad del Transporte (ATSB). Aunque el incidente ocurrió en marzo, se hizo público sólo este fin de semana como una alerta y recomendación de las autoridades a las escuelas de vuelos del país sobre la preparación de sus alumnos.

Según el informe del incidente grave, el piloto en entrenamiento, que no fue revelada su identidad ni edad, despegó de Port Augusta en un vuelo de instrucción hacia el Aeropuerto de Parafield en Adelaida durante la mañana del sábado 9 de marzo, a bordo de un Diamond DA40 de la escuela Flight Training Adelaide. En cierta fase del vuelo, el piloto resultó inconsciente; no quedó claro si el piloto se durmió o desmayó. Sin autorización, la aeronave ingresó en el espacio aéreo de Adelaida, elevando la alerta de las autoridades. 

Otra aeronave que volaba cerca, un DA42, se ofreció para verificar la situación y orientarlo. Como medida de precaución, Airservices Australia restringió el espacio aéreo en la región en un radio de 50 kilómetros desde la posición del avión. Después de unos 40 minutos sin ningún contacto, ya sobrevolando las aguas del Golfo de San Vicente al suroeste de la capital australiana, el piloto retomó la conciencia y restableció su comunicación con el control de tráfico aéreo y con el avión que lo acompañaba, aterrizando posteriormente sin mayores incidentes en el aeródromo de destino.

El incidente fue reportado a las autoridades, que clasificaron la ocurrencia como un incidente grave e investigaron el caso. El conocimiento sobre esta situación se hizo público después que las autoridades de aviación australianas emitieron una recomendación a las escuelas de vuelo del país sobre la preparación previa al vuelo de sus alumnos, señalando la importancia de que los pilotos evalúen su capacidad de volar y asumir la responsabilidad por su propia salud y bienestar. A través del documento, la Oficina Australiana de Seguridad del Transporte apunta la no gestión de fatiga como causa.

Esa mañana, según las autoridades, el piloto no se alimentó adecuadamente y no tener una buena noche de sueño anterior al vuelo. Además, se recuperaba de un resfriado y durante el vuelo, consumió una de botella de bebida energética y barras de chocolate. De este modo, la recomendación es que las escuelas de vuelos australianas registren los patrones de sueño y comida de sus alumnos, además de alertarlos en los briefing de seguridad sobre la importancia de la gestión de fatiga y autoevaluación de capacidad. 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com