¿Volaría a bordo de un Boeing 737 MAX?

Todo podría indicar que el fabricante aeroespacial podrá ver muy pronto una luz a través del túnel y los dolores de cabeza puedan terminar, luego de una jornada de más de ocho meses donde Boeing sufrió las consecuencias de la premura e irresponsabilidad por sacar a la luz un avión “a medias” y hacer frente a su principal competidor que claramente le “comió el mandado”.

De acuerdo con el fabricante, durante las próximas semanas podría la Administración Federal de Aviación (FAA), dar luz verde a la recertificación del Boeing 737 MAX y así establecer progresivamente el regreso del avión de cuarta generación a sus operaciones normales. Esto depende exclusivamente de las autoridades y reguladores aeronáuticos en todos los países y no del fabricante.

En los últimos meses, Boeing ha trabajado arduamente en ensayos y actualizaciones del software de control de vuelo MCAS, del que se cree es el responsable de los dos accidentes que involucran a los Boeing 737 MAX 8 de Lion Air y Ethiopian Airlines, respectivamente.

Se ha hecho actualizaciones y enmiendas al MCAS, sesiones de simulador, pruebas en vuelo, evaluaciones de factores humanos con tripulaciones de pilotos, sesiones de certificación en simulador eCab, en buscan de la aprobación de la FAA, que podría producirse en cualquier momento.

Pero Boeing enfrenta más allá de una recertificación, deberá afinar muchas piezas en el engranaje para que el avión pueda regresar. Recientemente cómo lo publicamos, una de las mayores aerolíneas en todo el mundo y me refiero las tripulaciones de vuelo a American Airlines, dijeron que se muestran sumamente preocupados por regresar a volar este avión, pese a que las autoridades en su momento validen todas las actualizaciones.

También los pasajeros se han mostrado preocupados por la mala “fama” que se ha creado en torno al MAX y parece que ese será uno de los mayores retos a vencer. La mala fama, se intensificó luego de las audiencias públicas a las que fue sometido Dennis Muilenburgr, actual CEO de Boeing.

El gobierno de los Estados Unidos, utiliza estos mecanismos que pueden resultar muy agresivos para quien está sentado en la silla del acusado. Varios legisladores calificaron al avión de “ataúd volador” y algunos otros afirmaron que “preferirían caminar a subirse a un avión MAX”. Las acusaciones mediáticas en medio de una muy tensa audiencia reveló situaciones muy preocupantes de cómo el fabricante logró la certificación del avión.

¿Deberíamos de preocuparnos por a bordar un Boeing 737 MAX? La historia del avión se remonta a 1965, cuando el fabricante anunció la construcción de la primera versión del Boeing 737 que inicialmente fue apodado como “Baby Boeing”, presentando un proyecto de pasillo único, dejando a un lado los enormes aviones trimotores y cuatrimotores, exigencias del mercado que buscaban una mejor rentabilidad para sus vuelos de corto y mediano recorrido, complementando a los legendarios 707 y 727.

La primera generación del Boeing 737, comenzó a vender como “pan caliente”, muchas aerolíneas en el mundo recibieron a finales de los 60’, sus primeros aviones. Lufthansa, United Airlines, American Airlines y otras tantas más, lo que posicionó a ser uno de los aviones más ordenados en la historia comercial.

En total se han construido cuatro generaciones, las cuales se han convertido en grandes caballos de batalla para las aerolíneas. Como dato, Boeing recibió un Récord Guinness por ser el 737 el avión comercial de mayor producción, tras alcanzar no hace mucho el número 10,000 fabricado, una cifra muy difícil de superar. El legado del Boeing 737 es grande, no es un avión cualquiera y revolucionó la manera de viajar, pero en tiempos donde no existía el su principal rival el Airbus A320.

La competencia fue muy fuerte para Boeing y los resultados del A320 parecían ser superables al “Baby Boeing”; por lo menos en las últimas décadas, el fabricante europeo ha hecho un gran esfuerzo por competir y convirtiéndose en un contrincante de honor.

Las nuevas versiones de la familia A320, estándares y tecnología, comenzaron a superar rápidamente al Boeing 737 Next Generation, mientas el fabricante de Estados Unidos estaba concentrado en otros proyectos. Cuando despertó, era muy tarde.

La respuesta de Airbus fue hacer un avión de pasillo único con capacidades ETOPS, trasatlánticas, algo nunca antes visto y que generó mucho interés por las aerolíneas que comenzaron a vislumbrar nuevas rutas y mercados nunca antes pensados con un avión narrobody. Fue ahí que Boeing, dijo, hagamos lo mismo con nuestro Boeing 737 y apodémosle MAX.

Varios nos preguntamos ¿Por qué no mejor sacar una versión del Boeing 757 MAX? Avión que dejó de ser construir en 2005 y tenía todo el ADN y arquitectura para competir mucho mejor con las versiones de recorrido extendido de Airbus. Solamente ellos lo saben. A mi humilde opinión, esta batalla la ha ganado Airbus y en la carrera, Boeing sufrió de uno de los peores tropiezos en su vida.

Sin lugar a dudas este 2019 que está a punto de cerrar ha sido uno de los peores –por lo menos en la última década-, para la empresa aeroespacial Boeing, luego de los dos fatales accidentes ocurridos a las aerolíneas Lion Air y Ethiopian Airlines. El caso del Boeing 737 MAX, ha traído mucha incertidumbre sobre los procesos de fabricación y seguridad de las aeronaves.

Los accidentes causaron el destape de una cloaca de proporciones colosales de las que al día de hoy no han salido bien librados. A pesar de ello, el fabricante ha dicho que confía en que la Administración Federal de Aviación (FAA), recertifique el avión y pueda progresivamente volver a las operaciones comerciales, después de casi nueve meses de que los más de 300 aviones en todo el mundo se mantienen en tierra.

Algunas aerolíneas comenzaron a cancelar los pedidos y otras tantas ejercieron acciones legales en contra del fabricante en busca de una indemnización por los equipos en tierra, que han hecho que muchos operadores replanteen sus itinerarios desde marzo pasado, dejando un saldo de cuantiosas pérdidas.

Ahora se acerca la temporada alta, una jornada en donde todas las aerolíneas deben tener las mejores capacidades para enfrentar un aumento en el tráfico de pasajeros. Por lo menos en México, la aerolínea bandera Aeroméxico, aseguró que por lo menos arrendará tres aviones Boeing 737-800, para hacer frente a la demanda. Algunas también han hecho lo propio y otras se mantienen “tranquilas” cómo es el caso de United Airlines que ha dicho que “no tiene prisa”.

¿Será el Boeing 737 MAX un avión inmaduro? En la historia, los ciclos de operación arrojan indicativos de aeronaves que aún están “inmaduras”, y solo el tiempo define la madurez el mismo. Las mentiras, los procesos deficientes de certificación, la corrupción y el que la FAA siempre ha estado a merced de Boeing, es lo aterrador en estas etapas del partido. Desde las primeras fallas, todos los MAX debieron de quedarse en tierra y no fue así. Ahora el costo será muy alto y Boeing tendrá que pagar un precio muy alto, mientras tanto, Airbus es el beneficiado de tantos errores.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com